HIMYM Recap (9.7): “No Questions Asked”

Con 42.5 horas separándonos del gran evento, “No Questions Asked”, el séptimo episodio de esta última temporada, inicia justo donde terminó el anterior: con el celular de Marshall sonando en espera de la respuesta de Lily tras el mensaje de Daphne. Marshall contesta un poco asustado y Lily comienza a reclamarle… pero no por haber tomado el empleo (del cual aún no sabe nada) sino por estar encerrada en un cuarto con un fantasma por su culpa.

Todo se remota a un mes atrás, cuando Marshall descubrió que el Farhampton Inn aparecía en uno de los episodios de una serie sobre fantasmas y sucesos sobrenaturales, específicamente, el cuarto número 13, donde el capitán Dearduff murió congelado y dicen que aún se puede escucharlo quejarse  y el sonido de su gancho.

El cuarto de Lily está lleno de imperfectos: no tiene wi-fi, el aire acondicionado no sirve… acude con el gerente para quejarse pero éste usa la historia del fantasma como excusa por las fallas del cuarto. Como si fuera poco, todo el hotel está lleno por la boda y no pueden cambiarla de cuarto.

Mientras, en otro cuarto, Barney le avisa a Robin que cuando salgan de la iglesia liberarán cientos de palomas, pero ella le dice que eso es un problema pues su familia acostumbra disparar al aire después de un casamiento.

Alguien entra al cuarto de Lily, y ella, asustada, le arroja el despertador, pero inmediatamente después se da cuenta que es Ted, quien entró para buscar el celular de Lily y borrar el último mensaje, por petición de Marshall. Ted miente a Lily y le dice que Marshall le encargó cuidarla y verificar que todo estuviera bien. Ella gruñe al respecto pero la lluvia no se detiene y un fuerte trueno la asusta, así que le pide que se quede en el cuarto hasta que se duerma. Mientras eso ocurre, Ted continúa la búsqueda del celular y de pronto comienza a escuchar voces. ¿El fantasma? No, es Barney que está atrapado en una ventila. Le pide a Ted que lo ayude a salir y resulta que a él también le pidió Marshall que buscara el celular de Lily.

Lily despierta al escuchar tanto ruido y pregunta qué hace Barney también ahí y éste se inventa una elaborada historia para justificarse. En eso, alguien toca a la puerta: un room service con caviar, langosta y champaña. Lily, molesta, sale del cuarto para quejarse con el gerente por el mal servicio y Robin sale debajo del carrito del room service. Sí, Marshall también le pidió borrar el mensaje.

Lily acude con el gerente pero éste le dice que debe pagar lo que ordenó, la cuenta de más de 500 dólares,  y también cubrir los daños al cuarto.

Barney y Robin caen en cuenta que son incapaces de trabajar en equipo, pero, después de reflexionar, se proponen aprender a hacerlo para lograr que su matrimonio funcione y que mejor primer tarea en equipo que ayudar a Marshall a ocultarle ‘algo’ a su esposa.

Después de analizar la situación y pensar un elaborado plan, el cual incluye a Night Falcon, una distracción, ductos de aire y una paloma, deciden llevarlo a cabo sólo para descubrir que Lily ya se había ido del lobby hace 20 minutos. Antes de permitir que se preocupen, Ted confiesa haber salvado la situación, pues justo cuando Lily le llamaba a Marshall para quejarse del gerente, el mensaje le llegó a su celular, pero él aprovechó su deuda de favor ‘sin preguntas incluídas’ para evitar que viera el mensaje, haciendo que pusiera el celular en el piso y lo pisara.

Ted llama a Marshall para decirle que consiguió evitar que Lily viera el mensaje pero, durante su charla, Marshall cae en cuenta que nunca le ha ocultado nada a Lily, ni siquiera le ha pedido que le haga un favor sin preguntar como el resto de los amigos, por lo que le pide a Ted que le pase la llamada a Lily. Marshall le confiesa que tomó el trabajo como juez a pesar de que ya habían decidido mudarse a Roma y Lily le contesta, un tanto amenazadoramente, que no cree en fantasmas ni en cosas extrañas en su habitación pero que definitivamente alguien morirá ahí.

Conforme los episodios avanzan y el tiempo corre, el humor de la serie ha vuelto a caer, mostrando situaciones exageradas que lejos de acercarse al humor que alguna vez mostró la serie y que nos hizo amarla, nos recuerdan a la poco memorable temporada pasada. ¿Cuanto más tiene que pasar  para que Marshall al fin llegue? ¿Volveremos a ver a la madre en algún momento, antes del final de temporada? ¿Los personajes dejarán de ser una broma exagerada de sí mismos y volverán a tener buenas historias?

Mejor momento: 

  • Las deudas de ‘no questions asked’ y sus respectivos flashbacks.
  • El plan de Barney y Robin para recuperar el celular y borrar el mensaje
  • Night falcon

Peor momento:

  • El gerente y su acento exagerado
  • La ceja exagerada y amenazante de Lily al final del episodio.

Mejor frase:

Barney: “When we leave the church, they’re gonna release a hundred doves. It’s gonna be avi…wait for it… ary. Aviary.”

Barney: “Courtney Dove! I already loose Kurt Coo-bain, I can’t loose you as well”

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s