AHS Coven Recap (3.12): “Go to Hell”

el

Un capítulo restante para el gran final de American Horror Story: Coven y  las cosas no dejan de ponerse tensas, confusas y sangrientas. De la gran cantidad de preguntas que se han planteado a lo largo de la temporada, lo único que fue respondido fue el destino de las reinas de Nueva Orleans, (Marie Laveau, Delphine y Fiona) aparentemente, pues en este show nunca puedes contar con que un personaje desaparezca para siempre de ninguna manera.

Go To Hell, dirigido una vez más por Gómez-Rejón inicia con una secuencia en blanco y negro al estilo del cine mudo para explicar después de 12 capítulos que se estuvieron mencionando una y otra vez, qué son The Seven Wonders. Al conocer los poderes que deben poseer las brujas para ser candidatas a ser la nueva Suprema, nos damos cuenta también que a lo largo de la historia cada una de las brujas ha desarrollado uno que otro poder.

La explicación de las siete maravillas termina con Fiona teniendo una charla con Queenie, quien se muestra renuente a realizar el reto, no solo por el peligro que corre interpretando The Seven Wonders (que según Fiona es magia tan poderosa que podría terminar matándolas), sino que además, si resultara ser la Suprema lo más seguro es que Fiona corriera tras ella para matarla.

Queenie, que es la única preocupada por el paradero de Marie Laveau, se intenta poner al tú por tú con su Suprema, por lo que Fiona decide darle una lección para que aprenda a respetarla pues aún continua siendo su autoridad. En otro de los cuartos de la casa, Cordelia con sus ojos mutilados intenta recuperar su antiguo don. Al no poder ver nada con los objetos de Misty, Delia quiere tocar a Madison para ver si esto la hace recuperar su poder. Aunque al principio Madison se niega pues teme que se revele lo que realmente ocurrió con Misty. Desgraciadamente el poder aún no regresa a ella y el tener contacto físico con Madison no revela nada.

En el jardín de Cordelia, Queenie encuentra una mancha de sangre y escucha la voz de Marie quien se muestra más molesta que nunca. La única bruja de color restante, realiza hechizería peligrosa para contactar también a Papa Legba y saber qué fue lo que realmente ocurrió con la Reina Vudú. El infierno para Queenie resulta ser su antiguo trabajo de cocinera en el negocio de Pollo Frito. Ahí Legba le explica como cada persona vive un infierno diferente. Aunque la diabólica deidad no creía posible que Queenie pudiera regresar de su viaje al infierno, lo logra y con esto Legba se muestra dispuesto a intercambiar información con ella.

Legba cambia la cocaína por un chocolate con malvaviscos y le confiesa que Delphine se encargó de despedazar a Laveau y repartirla por toda la ciudad. Por esta razón Laveau no podrá continuar con el trato que tenían así que su alma ya no le pertence. Al dejar de ser inmortal, “el demonio negro” por consecuencia directa Lalaurie también lo deja de ser.

No pasa mucho tiempo cuando encontramos a la racista sádica en su propia casa, dando un tour nuevo en el que quiere dejar las cosas en claro para que la dejen de ver como un monstruo y la comiencen a reconocer como la mujer con clase que ella cree que es. Queenie inmediatamente la descubre y la enfrenta.

Queenie intenta hacerla reflexionar sobre sus atroces actos ofreciéndole una segunda oportunidad para redimirse principalmente porque creía haber logrado enfrentar a Lalaurie con su terrible pasado. Sin embargo, descubrimos que Lalaurie no lloraba por haber sido conmovida, sino todo lo contrario, pues en realidad estaba asqueada de ver a los extremos que había llegado el mundo considerando que los habitantes de este planeta se habían vuelto débiles y cobardes.

La ira de la muñeca vudú se desata cuando Lalaurie le deja en claro que la peor mentira del mundo actual es querer hacerle creer que un hombre blanco puede ser igual a uno negro. Queenie, después de escuchar esto, inmediatamente toma un chuchillo y ataca a la mujer, quien por un momento cree que sigue siendo inmortal, hasta que termina bañada en su propia sangre inconsciente para siempre.

Fiona, debilitada y con una actitud de aparente derrota, posa para el pintor Claude, quien según Myrtle ha pintado a todo tipo de personalidades desde Margaret Tatcher hasta Sting. Posteriormente, Cordelia y Fiona entregan una maravillosa escena, donde una vez más los papeles se intercambian. Goode regala a su hija un collar que perteneció a su madre, mientras recuerda como nunca creyó que podría verse tan trascendente como su ella.

En un tierno momento (que posteriormente se desencadena en una brutal visión de Delia) Fiona retoma su papel de madre y autoridad, y confiesa a su hija que la mutilación de sus ojos no era necesaria para que su poder regresara, ya que estos no van y vienen,  están siempre dentro de ellas. Al ser reconocida de su potencial por primera vez, Delia recupera su don (corregido y aumentado pues ahora no ve el pasado sino el futuro) y una tétrica premonición que asemeja un poco a uno de los posters promocionales, Delia ve a todo el aquelarre sádicamente asesinado de distintas maneras y a su madre huyendo del lugar.

Esto la hace correr a casa del asesino amanete de Fiona, a quien (irónicamente) le hace ver la verdadera naturaleza de su madre, quien solamente puede amar a una persona: ella misma. Delia finaliza su visita mostrándole a The Axeman la prueba de que Fiona piensa matar a todo el aquelarre para después huir sola (único pequeño detalle que el desconocía) principalmente supongo que nadie y mucho menos Fiona misma, se la podía imaginar siendo una esposa granjera.

Delia continua en su incansable intento por salvar a sus chicas y vuelve a intentar ver donde quedó Misty Day. Finalmente, la ropa de la bruja del pantano le revela la imagen de Misty cantando Landslide en la tumba donde fue enterrada viva. Cordelia se apoya en Queenie no solo para desenterrar a Misty sino además para traerla de regreso de la muerta (En este episodio Queenie ya ha desarrollado dos nuevos poderes, el de viajar a otros mundos y el de resucitar personas).

Mientras tanto Zoe y Kyle vuelven a aparecer en Miss Robichaux’s, para el desagrado de Myrtle y Madison (aunque por distintas razones). Al parecer el viaje a Florida no resultó como el novio Frankestein y Zoe esperaban, Kyle obediente de sus instintos asesinos le rompió el cuello a un vagabundo que posteriormente Zoe logró resucitar, lo que según ella claramente la convierte en la nueva suprema.

La discusión entre Madison y Zoe llega a su fin cuando otra bruja desaparecida vuelve a Miss Robichaux’s. Misty en una rafága de furia ataca a golpes a Madison. “Get up Hollywood!” le grita mientras le da de patadas y golpes. La pelea es detenida inmediatamente por la aparición repentina de The Axeman ensangrentado, “Boy did he walk into the wrong house“, dice Madison después de que todas lo mandaran volando.

Entre las peleas, apariciones repentinas, así como las idas y vueltas al infierno hasta el momento el episodio es un poco difícil de seguir. La obviamente posterior muerte de The Axeman es detenida por una visión que tiene Delia al tocar la sangre que cubre el traje de 12 dólares del mortal asesino. La directora de Miss Robichaux’s, descubre que la sangre que tiñe sus ropas es la de su madre.

El flashback en el que, a lo largo de cinco minutos, vemos una sesión de una brutalidad honesta por parte de Fiona (y posteriormente un brutal asesinanto). The Axeman completamente desgarrado interrumpe un monologo de Fiona sobre un gato y la ataca con su hacha para finalmente matarla. Y así de aparentemente fácil muere la Suprema, la misma mujer que le cortó la garganta a Madison, envió a la hoguera a Myrtle y ahogó en una bañera a Nan.

Regresando a Miss Robichaux’s las chicas en un acto de posible venganza y para protegerse, acuchillan hasta dejar completamente muerto a The Axeman. Después de conocer el final desastroso de The Axeman y una de las supremas más terribles (y elegante) de la historia pasamos a conocer el claustrofóbico destino de las enemigas eternas Lalaurie y Laveau.

Lalaurie y Laveau son condenadas a eternamente vivir la dinámica tortura-castigador, solo que en esta ocasión Delphine encerrada y Laveau dispuestas a cometer los más horribles terrores para atormentar a su enemiga. Aunque Laveau cree que ella no merece ese destino, Papa Legba le recuerda todas las almas inocentes que le ha tenido que entregar, lo que definitivamente quita a su paso por la vida el adjetivo de intachable.

Finalmente todo el aquelarre y Kyle (el perro guardián) observan la pintura de Fiona mientras dicen sus lamentos. Zoe dice que fue una excelente Suprema, a lo que Cordelia responde que definitivamente no, fue una fuerza importante pero una horrible Suprema. Al no tener una líder y muchas brujas potenciales para serlo, Cordelia indica que todas pasaran por la prueba de The Seven Wonders o morirán intentándolo.

No sé ustedes, pero a mi algo me huele raro en la muerte de Fiona, o es que simplemente no pueda aceptar que una mujer tan poderosa haya muerto tan fácilmente. Por otro lado creo que el final de Laveau y Lalaurie fue perfecto, ya que ninguna de las dos mostró la capacidad para ser redimida por sus atroces actos y un infierno juntas jugando esa brutal condena por la eternidad me parece el castigo perfecto.

Aún así falta un episodio y por la manera en que se ha desarrollado esta historia todo podría pasar al grado de dar hasta para otra temporada. Esperemos que el final esté a la altura de Asylum y lejos de parecerse al de Murder House.

Highlights del Episodio:

  • La presentación de las Seven Wonders.
  • Fiona haciéndole ver a su hija que su poder nunca se fue y que siempre dependerá de ella misma si este regresa o no.
  • Aunque los momentos antes del asesinato de Fiona tenían diálogos un poco cheesy, la manera en que Danny Huston y Jessica Lange los interpretaron bajo la dirección de Gómez-Rejón resulto en una conmovedora y sangrienta escena.
  • La visión de Cordelia en la que aparecen todas las brujas brutalmente asesinadas.
  • La pelea entre Misty y Madison.
  • La idea de que el infierno puede ser un restaurant de comida rápida me gustó mucho.

Mejores Frases:

  • Fiona: I guess I loved you. Although I really don’t know anything about love, if I’m gonna be honest.
  • Cordelia: You feel that? That empty, heart-broken feeling … that’s what it feels like to get close to Fiona.
  • Marie Laveau: This ain’t for you, but I will let you choose whether or not I slide it down her throat or up her backside.
  • Misty: Well that’s it then. Even I can’t bring somebody back once they’re gator shit.

 

Texto por @SantiagoMejia__

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s