Hannibal Recap (2.01): “Kaiseki”

Kaiseki, el primer episodio de la segunda temporada de Hannibal ha llegado por fin y con él más escenas de monstruosa brutalidad, elegancia gourmet y alucinaciones surrealistas. Sin embargo, más allá de la asombrosa calidad visual del show, fue interesante el punto donde nos dejaron la temporada pasada que era lo que más anclados a la serie nos había dejado.

En lugar de iniciar con alguna escena de Will tratando de recordar sus encuentros con Hannibal, o de Alana Bloom intentando encontrar pistas para salvar a su compañero, el episodio inicia con una asombrosa y cardíaca pelea entre Lecter y Crawford, en la que definitivamente se nota que Jack ha cambiado de opinión sobre la inocencia de Hannibal. Si el agente muere a manos del caníbal o si realmente lo atacaba por creer que era culpable, es algo que no sabremos hasta que dentro de la historia pasen 12 semanas, pues la pelea corta después de que Lecter encaje un vidrio en el cuello a Crawford para viajar al pasado.

Una vez más nos encontramos con Jack Crawford y el señor Hannibal Lecter, en una convivencia completamente distinta pues ahora en lugar de intercambiar golpes, comparten uno de los clásicos platillos preparados delicadamente por Lecter. Kaiseki, es lo que saborean mientras discuten sobre la situación actual de Will Graham.

Will hace su primer aparición en medio de un río intentando pescar (según una declaración de Bryan Fuller, este río representa las memorias del agente), mientras se ve muy pacífico con su caña repentinamente emerge la diabólica figura con cuernos de ciervo que Graham ha utilizado para representar a Hannibal Lecter en su mente. Esta ensoñación es interrumpida por el siempre detestable Frederick Chilton (cualquier adaptación de la historia, su personaje siempre es muy desagradable) quien intenta sacar el mejor provecho de su paciente más importante a la fecha, sin embargo, Graham no se deja y exige hablar con su antiguo amigo y psiquiatra Hannibal Lecter.

El interrogatorio termina y regresamos a las oficinas del FBI donde Alana Bloom y Jack Crawford están siendo también interrogados. Por lo que podemos apreciar, la defensa de Will Graham se encuentra más en peligro aún, pues el reporte realizado por Alana Bloom podría poner en peligro la propia carrera de la psiquiatra así como a toda la organización en sí, por lo que se aconseja a Bloom retire su reporte.

Una vez más, un río aparece en el capítulo, solo que en esta ocasión uno real, tan real como los horrores que aparecen ahí. La limpieza del lugar a manos de dos inocentes personas es interrumpida por la repentina aparición de varios cadáveres que emergen a la superficie. La escena corta y pasamos a una de las sesión terapéuticas entre Bedelia Du Marier y Hannibal.

Bedelia se muestra consternada por la obsesión que Lecter ha desarrollado hacia Graham, pues a pesar de sus advertencias, Lecter insiste en aceptar la invitación de Will para visitarlo en Baltimore.  Cada vez parece ser Bedelia se encuentra más cerca de conocer la verdad que cualquier otro de los personajes, lo cual no es de extrañarse pues se nota posee casi los mismos talentos que el mismo Lecter y además da la sensación de haber visto más de lo que debiera en su pasado.

Pero bueno como era de esperarse Hannibal ignora a Du Marier (como cualquier chica adolescente ignora las advertencias de su psicólogo de regresar con su novio) y acude a visitar a Will. Para sorpresa de Lecter, Graham ya no duda de su inocencia, y probablemente contrario a lo que esperaba el doctor, lo amenaza con recordar cómo fue llevado a este punto de su vida.

Esto parece no inquietar mucho a Lecter, quien se muestra más aturdido por la manera en que están tratando a sus trajes en la sala de evidencias que por cualquier otro asunto que lo rodea. Mientras se encuentra conviviendo con la siempre muy atinada Beverly Katz (uno de los muy pocos toques cómicos de la serie), ésta le asegura al peligroso hombre que a pesar del procedimiento que se está llevando a cabo el no es un sospechoso, sino el nuevo Will Graham.

Pasamos inmediatamente a la escena del crimen del río, donde le es pedido a Lecter que haga un reporte psicológico sobre los extraños cadáveres que han encontrado. Los cuerpos deformados, fueron inyectados con resina y al parecer, formaban parte de algo más, una especie de monumento sin embargo fueron desechados por no ser perfectos, según las teorías de Hannibal.

Bedelia vuelve a aparecer en escena. En esta ocasión se muestra preocupada pues Hannibal le está pidiendo que declare como su psicóloga frente al agente Jack Crawford gracias a las acusaciones que está haciendo Graham. Definitivamente Du Marier está por descubrir algo, y dudo mucho que esto sea una buena señal para ella pues concluye con la frase“Jack Crawford no sabe lo que eres capaz de hacer”.

Alana Bloom es la segunda visitante de Graham. Mientras platican nos damos cuenta de que ella se ha hecho cargo de todos los perros que había recogido Will en su hogar. La entrevista demuestra que si bien Bloom se encuentra segura de que su compañero cometió los crímenes, duda mucho que este sea un psicópata pues su relación con los acontecimientos atroces es de miedo y no de orgullo.

Es por eso que acepta intentar hacerle recobrar sus memorias a Will, para que según ella el pueda recordar lo que hizo y así comenzar a aceptar su culpa. Sin embargo esto resulta en una aterradora alucinación en la casa del doctor Lecter, donde aparece un banquete putrefacto que es complementado por la oreja que lo inculpa, puesta en un plato y lista para ser comida. Will inmediatamente exige a Bloom se detenga pues no puede con las visiones tenebrosas.

hannibal201

Chilton, el nuevo aliado de Hannibal, acude al hogar del mismo para contarle todo lo sucedido con la visita de Bloom a Baltimore, y para asegurarle que no importa lo que pase Will no hablará absolutamente con nadie más que con Hannibal. Esto ocurre mientras ambos deleitan otro de los platillos de Lecter, Chilton encantado dice que pondría en su boca cualquier carne preparada por Hannibal.

Ahora parece ser, ha llegado el turno de que se nos presente a un nuevo asesino (además de Hannibal). En el metro un hombre “accidentalmente” toca la mano de un pequeño joven de color al que le dice que “tiene muy bonita piel”. Como era de esperarse en este show, eso no significa nada bueno pues posteriormente el hombre es secuestrado en su propio auto.

En imágenes borrosas podemos apreciar que está siendo inyectado con varias cosas, una de ellas probablemente heroína, lo que definitivamente nos indica que se trata del responsable de los cadáveres del río.  En la sala del FBI, siguen confundidos con su hallazgo pues no encuentran un patrón entre todas las víctimas. Por lo que Katz decide aparecerse por Baltimore para tener ayuda de quien ella considera es el mejor.

Graham se muestra muy decepcionado al saber que la visita es estrictamente de trabajo sin embargo accede a ayudar a su vieja compañera. Inmediatamente Will comienza a acomodar las fotografías descubriendo que se trata de una sangrienta paleta de colores.

Katz se va con una muy buena respuesta y ayuda, y Will tiene quedarse a comer los platillos del psiquiátrico para criminales (si bien no tienen el aspecto de los preparados por Hannibal, al menos sabemos que estos no son carme humana). Mientras come Graham comienza a tener un aparente recuerdo, en el Hannibal con sus habilidades literalmente le inserta la oreja dentro de su cuerpo atravesando su garganta y esófago con un tubo.

Jack Crawford acude a la casa de Will, probablemente aún en búsqueda de respuestas que aclaren toda esta situación, encontrándose con Winston, uno de los perros de Will, al cual le pregunta que si también cree que el es culpable de que Graham esté encerrado. Bloom llega para probablemente buscando a Winston. Al encontrarse con Crawford ambos discuten sobre las acciones que tomaran, Crawford muestra su necesidad de saber que de alguna manera Will no es culpable de los actos tan atroces de los que se le acusa.

La última visita que recibe Will es la de Crawford, quien se muestra renuente y decepcionado de las respuestas que recibe de Graham, pues inisiste en que Hannibal fue quien realizo los asesinantos y no el. Cuando este va Will le grita que tal vez no le crea ahora, pero que eventualmente lo hará, lo cual coincide mucho con la escena de la primer pelea que vimos al inicio del episodio.

Finalmente, el episodio cierra con una hermosa/grotesca toma de nuestro amigo de color que fue secuestrado. Esta se abre poco a poco hasta llegar a mostrar lo que parecer ser un enorme ojo conformado por cadáveres de distintos tonos de piel acomodados perfectamente (como una especie de Sauron hecho con humanos).

Un sorprendente inicio para una temporada que seguramente estará llena de sorpresas, de momento por el adelanto de lo que vendrá en la serie, sabemos que eventualmente Du Marier se pondrá de lado de Will, además de que falta la inclusión como lo habíamos mencionado antes, del personaje de Mason Verger, que seguramente traerá muchos problemas a los protagonistas.

Highlights del Episodio:

  • La pelea entre Jack Crawford y Hannibal Lecter.
  • La alucinación de Will en la cena con el banquete podrido.
  • El recuerdo de cómo le fue insertada la oreja a Will.
  • Las terapias de Du Marier a Hannibal.
  • El ojo formado con cuerpos humanos.

Peores Momentos:

  • Previo a la alucinación de la cena entre Hannibal y Will, Alana Bloom gracias a la mente de Will se transforma en una especia de ser extraño que recuerda a los personajes de Guillermo del Toro lo cual no me agradó demasiado. Sin embargo con la escena posterior se salvó todo este momento

Mejores frases:

  • Hannibal: I never feel guilty about eating anything.
  • Bedelia Du Maurier: Jack Crawford doesn’t know what you’re capable of.
  • Katz: You’re not a suspect, you’re the new Will Graham.
  • Will Graham: I’m going to remember, and when I do there will be a reckoning.

 

 

Texto por @SantiagoMejia__

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. entreescenas dice:

    Me encantó el comienzo de temporada! La verdad que estuvo genial. Es obvio que esta temporada va a ser con muchísimo más gore que la anterior y me encanta. La parte del tubo fue un gran whoa porque no me lo esperaba en absoluto. Y me encanta que la psiquiatra de Hannibal esté de su lado. Genial reseña!

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s