Bates Motel Recap (2.02): “Shadow of a Doubt”

Shadow of a doubt, un nombre que resume bastante bien lo que ha estado ocurriendo hasta ahora en Bates Motel, es el segundo episodio de la serie que mantiene su retorcida esencia y extiende la historia de los personajes conectándolos de formas inimaginables, lo cual le da un toque refrescante a esta nueva temporada.

El capítulo comienza con Norman atendiendo a Bradley en el sótano, quien, como pudimos ver en el episodio pasado, después de matar al asesino de su padre corrió con Norman a pedirle ayuda. El enamorado joven no puede resistirse a ayudarla a escapar del pueblo, no sin antes entender perfectamente qué es lo que hizo su crush.

Norma, por otro lado, se encuentra en una visita con su ginecóloga. Con una curiosidad inocente, mientras sus genitales son revisados, la mujer pregunta (después de asegurar que no necesita anticonceptivos, pues no está teniendo sexo) a la doctora por los consecuentes y muy peligrosos blackouts de Norman. Un poco desesperada y enfadada, la doctora asegura que esa no es su área de estudio, pero que definitivamente si no es un desorden físico, es uno mental.

En algún otro punto de White Pine Bay, Dylan merodea las calles, cuando de repente encuentra la casa de su jefe (el recién fallecido Gil) rodeada de policías. Una muy mala señal que se complementa cuando el Sheriff Romero le confirma lo que sospecha, Gil ha sido asesinado y esto definitivamente no significará nada bueno para el pueblo entero.

Romero llega a al cementerio que Norman había estado frecuentando para visitar el último descanso de su maestra Blair Watson. En el lugar se encuentra el misterioso hombre al que Norman le tomó fotos. Resulta que el señor es nada más y nada menos que el padre de Blair, y se encuentra muy molesto por no haber recibido noticia alguna sobre quién fue el responsable de la muerte de su hija.

Entre la sangre que corre por White Pine, una posible guerra entre organizaciones criminales y por supuesto las extrañas prácticas taxidérmicas que ocurren en el sótano del Bates Motel, a Norma se le ocurre que sería una gran idea realizar un musical a lado de su adorado hijo, lo cual no le parece muy agradable a Norman.

Una llamada interrumpe lo que iba a ser una discusión, pues ya estaban entrando en el territorio de las mórbidas prácticas de Norman que a su madre no le parecen mucho. La ausencia de Bradley se ha notado y comienzan a buscarla por todos lados, pues esta es la principal razón de la llamada al hogar de los Bates ya que es bien sabido el cariño que Norman le tenía a Bradley.

Al parecer esta es una señal para que los jóvenes aceleren el escape de Bradley, pues casi inmediatamente Norman corre al súper para comprar los aditamentos necesarios para cambiar de look a la chica y pueda así facilitar su escape. La chica del súper hacía muchas preguntas, lo cual obviamente pone nervioso a  Norman quien le asegura que los tintes son para su madre, lo cual sorprende a la mujer pues ella cree que los jóvenes que se preocupan por sus madres son una algo así como “una especie en peligro de extinción”.

El Sheriff Romero parece haber encontrado una primer salida a sus problemas, ya que han descubierto una posible pista que dará con el asesino de Blair. Sin embargo, el hombre al que atrapan parece ser culpable únicamente de fumar marihuana sin descanso pues se nota más inocente que cualquier otro de los personajes de la serie. La única prueba que tienen en contra de él es un rastro de semen en Blair, lo cual no será de mucha ayuda pues no fue el único que tuvo sexo con la mujer antes de que muriera (¿Norman?, ¿Gil?).

Con un colorido vestido y una gran sonrisa en la cara, Norma entra casi flotando de alegría buscando a Norman. Al no encontrarlo, (pues se encuentra robándole dinero a su madre para ayudar a Bradley), corre al sótano, Bradley muy asustada toma un cuchillo y se esconde. Cuando parecía que todo se vendría abajo para la pobre chica, Norman llega para sacar a su madre de ahí, quien estaba muy entusiasmada pues ha encontrado una canción para practicar con su hijo. Un gran fiuff para ambas mujeres, pues quien sabe que hubiera pasado de haberse encontrado (Una madre celosa contra una depresiva dispuesta a todo).

Los Bates a continuación interpretan un retorcido (probablemente tierno si no supiéramos la historia de estos personajes) número musical, en el que intercambian sonrisas y Norma pestañea a Norman como una pequeña niña inocente que quiere un dulce. El sonido del momento familiar parece atormentar a Bradley, quien como sabemos ha perdido toda esperanza de volver a vivir un momento así, pues ha sido arrebatada de todo el cariño y normalidad que una chica de su edad puede exigir.

La guerra entre los bandos criminales parece haber comenzado. Otro de los colegas de Dylan se ha embarcado en el viaje para conocer la verdad sobre el asesinato de Gil, lo cual como primer movimiento los lleva a asesinar a sangre fría a uno de los integrantes de la organización criminal contraria.

Momentos antes de dirigirse a su esperada audición, mientras Norma tiende la cama de su hijo descubre para su horror, un collar de perlas acompañado de una nota en la que se detalla la muerte de Blair Watson. Aunque todo parecía indicar que pasarían un buen momento en familia, la enorme fila de espera hará que prácticamente se le haga imposible a Norman llevar a Bradley a tomar el autobús que la despedirá para siempre de su hogar.

Obviamente esto lo pone en una terrible encrucijada que lo lleva a discutir con su madre. Aunque al inicio es Norma quien lleva las riendas de la conversación (como se supone que debe ser) esta se quiebra totalmente cuando Norman le dice que por qué quiere pasar más tiempo con él, si prácticamente no se despegan el uno del otro en todo el día. Al preguntarle desesperadamente de qué exactamente es de lo que lo quiere proteger, Norma saca a la luz su horrible hallazgo de momentos antes (lo que nos lleva a pensar que la respuesta es obviamente, de él mismo).

Norma entonces llora como una pequeña desconsolada a la que le acaban de informar que no podrá ir a su fiesta de cumpleaños, entonces Norman asume su postura del hombre de la casa y la abraza como un padre abraza a su hija para convencerla de que todo estará bien.  El hecho de que no pueda escaparse como planeaba, lo lleva a pedirle a su medio hermano que cumpla con la misión que el tanto ansiaba por realizar, Dylan al principio se muestra renuente, pero al final acepta. En la sala de audiciones, casi inmediatamente toca el turno de Norma, quien permite a la actriz que la interpreta entregar probablemente uno de los mejores momentos en las dos temporadas de la serie hasta ahora. Descendiendo las escaleras nerviosa, sin dejar de sujetar su bolso, Norma se para enfrente del público y comienza a interpretar el clásico de Cabaret, Maybe This Time, que en esta ocasión sirve como un augurio sobre todo lo que Norma definitivamente nunca logrará (lady peaceful, lady happy). Norma deja sorprendidos a los jueces, por lo que, al parecer, tendrá su lugar en el musical.

Dylan se asegura de que Bradley tome su autobús, y le pide que escriba una nota suicida, pues un hombre demasiado peligroso está en busca del responsable de la muerte de Gil. Bradley finalmente logra escapar, por lo que Dylan regresa a su hogar para entregarle a su medio hermano una nota de despedida que le dejo Bradley. Norman la lee emocionado mientras su madre lo espía amenazante por la ventana. Hasta el momento parecía un cierre perfecto para el episodio, pues además, Emma les informa que ya encontraron un culpable del asesinato de Blair Watson, lo cual deja a madre e hijo más tranquilos, pues pueden descartar sus teorías sobre una nueva posible culpabilidad criminal en la familia.

Finalmente, observamos un taller mecánico, en el que aparece un hombre que se ve peligroso y un poco perturbado. El señor pregunta por Bates Motel y al asegurar que no buscaba que tuviera habitaciones disponibles nos damos cuenta de que un probable nuevo terror destruirá la aparente tranquilidad que vivían los Bates, pues este señor es el hermano incestuoso que obligaba a Norma a tener sexo con él.

Highlights del Episodio:

  • La pequeña persecución del sospechoso que se cree mató a Blair.
  • El maravilloso número musical de Norma (Vera Farmiga tiene un verdadero talento).
  • La discusión entre Norma y Norman afuera de la sala de audiciones

Mejores Frases:

  • Norma: Birth control doesn’t matter, I’m not having sex (esto explica tantas cosas)
  • Norman: We live together, we work together, we eat every meal together, we sleep six inches away from each other with a thin wall in between, isn’t that enough?

 

Texto por @SantiagoMejia__

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s