Hannibal Recap (2.03): “Hassun”

En un giro bastante extraño, Hannibal se desvía del camino propuesto en su anterior episodio y se enfoca prácticamente por completo en la ambigua y poderosa relación entre Hannibal y Will. Si bien todos hacen sus respectivas apariciones, el peso más fuerte recae sobre el juego de manipulación entre estas dos grandes mentes.

Una, literalmente, muy electrizante alucinanción de Will abre el episodio. Momentos antes de prepararse para ir a la corte, el hombre se imagina a si mismo siendo sentenciado de una forma brutal por él mismo en la tan temida y hasta aparentemente inevitable silla eléctrica. El juicio inicia con una implacable abogada abordando los hechos que pusieron a Will dentro de Baltimore, alegando que el asesinato del padre de Abigail Hobbs fue lo que lo llevó a cometer los consecuentes crímenes, entre los que se encuentra la misma mujer mencionada, de quien encontraron la oreja dentro del cuerpo de Will.

Jack Crawford, por otro lado, continúa debatiéndose entre cómo hacer de manera correcta su declaración. Bauer insiste en que Crawford se deslinde de toda culpa para así poderse quitar de encima el peso de este terrible caso. Sin embargo, la ética moral de Crawford puede más que la laboral, y sostiene su teoría de que el cree tener un poco de culpa al haber usado a Will como trabajador del FBI cuando sabía perfectamente el estado mental del hombre (a quien se le ha diagnosticado síndrome de Asperger y Autismo).

Crawford se justifica diciendo que continuó usándolo por su capacidad para poder pensar como los asesinos (característica que, según la abogada, lo convierte en un supervillano), y además por haber logrado salvar unas cuantas vidas en su proceso de investigar los asesinatos.

Posteriormente, el abogado de Will habla con él para convencerlo de lograr que se le sea considerado No culpable (ante la imposiblidad de lograr la inocencia), la charla es interrumpida por la llegada de un sobre que al inicio es abierto sin mayor interés, pero que al descubrir su sangriento contenido se convierte en un nuevo giro de trama.

El sobre contenía una oreja cortada con la misma arma con la que se supone Will le cortó la oreja a Abigail. Un llamado de amistad, en el que, aparentemente, un admirador de los atroces actos intenta echarle una mano a nuestro querido Will. Por otro lado, en el consulturio y hogar de Hannibal, Crawford y quien todos sabemos es el asesino, charlan sobre lo ocurrido en la corte, donde el agente valientemente defendió a Will sin importarle  perder su trabajo.

Hannibal lo felicita por eso e inmediatamente cambian de tema. Después de que Jack declarara que no le causaría ningún problema retirarse para siempre de todo este asunto, muy preocupado comienza a hablar sobre la enfermedad que está terminando con su esposa, un asunto que hasta ahora no se había mencionado de nuevo, después de que Hannibal descubriera con su olfato desarrollado que la mujer padecía cáncer.

Como el buen manipulador que es, Hannibal persuade a Crawford de no alejarse del FBI solamente porque su esposa está enferma, pues después de que ella muera obviamente su puesto y talento seguirá siendo necesitado. Will, quien continua en prisión, es visitado una vez más por Hannibal, en esta ocasión para discutir sobre la oreja. Hannibal insiste en que él no tuvo nada que ver, y que la oreja puede ser la perfecta coartada para que salga libre de una vez por todas. Ahora más inteligente que nunca, aunque aceptó su ayuda, se nota un cierto grado de distancia mental que Will pone, probablemente para no dejar entrar al peligroso caníbal en su mente otra vez.

Esta barrera o distancia, es muy notable cuando Will insiste en que a pesar de que no hay evidencias en contra de Hannibal, y acusarlo lo hace parecer un loco, él sabe que no está loco, por lo que sabemos que Will aún está seguro de la culpabilidad de Hannibal. Freddie Lounds la reportera que siempre la ha tenido en contra de Will, es llamada ahora al estrado.

Las falsas y ridículas acusaciones de Lounds (quien al igual que todo el elenco se encuentra atada al poder de Hannibal) son no muy tomadas en cuenta después de que ésta fuera cuestionada por las demandas que tenía por difamación, un total  de seis. Ahora es el turno de Alana Bloom, sin embargo ella se encuentra haciendo una especie de recreación antes de subir y declarar, pues sus sentimientos hacia Will podrían poner en juego su declaración.

En la sala de investigación, además de descubrir el cuchillo con el que fue cortada la oreja de Abigail, creen descubrir quien la envió. Al acudir al lugar con la esperanza de encontrar al responsable, un enorme fuego recibe a los policías que entran al hogar, donde encuentran un “greatest hits” (como lo definen en la serie) de los asesinatos cometidos por Hannibal.

Un cadáver incinerado, clavado en cuernos de alce, cortado por las mejillas (estilo The Joker) y con una oreja faltante es encontrado en la casa. Crawford intenta convencer a Bauer de pensar dos veces sobre la culpabilidad de Will, pues el parecido de estos asesinatos con los que se ha incriminado a Will es demasiado, (la única diferencia es que este asesino utilizó una pistola y mató a la victima antes de torturarla).

En el juzgado ahora es turno de Chilton de hacer su declaración, en la que no me entretendré demasiado, pues lo único que hacer es hacer la descripción psicológica de Hannibal. Lecter posteriormente continúa con su desesperado intento por recuperar la confianza de Will, por lo que le lleva las fotografías del mórbido reciente hallazgo. Will comienza a recrear el asesinato en su mente, sin embargo cabe recalcar que a diferencia de otras ocasiones, la figura diabólica de Hannibal no aparece, así que, contrario a lo que parece hasta ahora, podría no ser nuestro querido caníbal el asesino en esta ocasión, lo cual no quiere decir que no haya tenido nada que ver, por su puesto.

La ambigüedad de la conversación que tienen Hannibal y Will es muy interesante. Will asegura que no es el mismo asesino este que por el cual lo inculpan injustamente, por otro lado Hannibal le dice que quería “disipar sus dudas de una vez por todas”, lo cual obviamente significa que él tuvo algo que ver. Hannibal, antes de irse, le dice a Will que no quiere que esté ahí, y que el nuevo asesinato podría ser su camino a la libertad por lo que “no debería desperdiciar el amor escrito en el poema”.

Will acepta y, en contra de las advertencias de Alana Bloom, decide cambiar su estrategia de defensa. Una muy peligrosa movida, que pone a Lecter en lugar de Bloom a declarar. Hannibal después de jurar decir la verdad, declara haber sentido que le falló a Will Graham en ser su estabilidad en muchos sentidos.

Principalmente en determinar cuál era la causa de sus malestares mentales, y, peor aún, en dudar de su inocencia, pues según él las similitudes entre los asesinatos son alarmantes. Con una hipocresía maligna y muy bien actuada, Lecter asegura que le ayuda a Will porque es su amigo, a pesar de que lo haya acusado en un inicio sobre los brutales crímenes.

Aunque muy breve, se repite una escena del episodio pasado, en el que se muestra a Lecter solo en su silla mirando fijamente la silla vacía que tiene en frente. Esto nos puede indicar dos cosas, la obsesión que tiene el doctor por Will y su necesidad de sacarlo cuanto antes de Baltimore, o la inclusión de un nuevo paciente que entró al sangriento juego de Hannibal.

Todas las nuevas estrategias que se planeaban son interrumpidas por el hallazgo de una nueva  cruel extravaganza. “La justicia no tiene cerebro ni corazón” dice Hannibal mientras admira el cadáver flotante del juez, a quien ambos órganos le han sido arrancados para ser puestos en una balanza. Poesía pura.

Para terminar, Alana Bloom vuelve a visitar a Will Graham. Ella le confiesa que quiere salvarlo, mientras él jura que sentía cómo al salir de ese juzgado el culpable de todas las mutilaciones que lo rodean salía a su lado.

Un episodio que, a pesar de ser un poco tedioso al recurrir a la ahora ya clásica estructura de los capítulos de la serie, es muy interesante pues marca un cambio de trama importante y da pie a la aparición de nuevos personajes interesantes (Mason Verger por ejemplo, quien me parece un muy buen prospecto para ser el responsable de los actos brutales recientes).

Y como anotación extra me gustaría decir que me preocupa un poco la manera en que la audiencia está viendo la serie, pues noté muchos comentarios molestos sobre la ambigüedad de la relación entre Will y Lecter. Principalmente acusándolo de ser “demasiado gay”.

En primer lugar es bien sabido que Hannibal Lecter es un PSICOPATA (cualquier persona que haya leído el libro o visto las películas lo sabe), le encanta jugar a ¡Dios y eso incluye, además de matar y comer gente, ser el responsable de la libertad de seres humanos. Por lo que, efectivamente amigos, es imposible que Lecter sienta amor por alguien. Es un ser humano con un romanticismo artístico, distorsionado y perturbador, pero no uno capaz de amar (al menos no en esta parte de la historia, previo a su conexión con Clarice Starling).

Por otro lado es muy extraño que en esta época en la que vivimos a  la gente aún le moleste lo “gay” que puede llegar a resultar la trama de la serie. Pero más allá de eso es el hecho de que la audiencia no pueda entender una relación humana implica mucho más cosas que connotaciones sexuales y amorosas, sobre todo una tan complicada y retorcida como la de estas dos mentes maestras. ¿Qué tan abierta es realmente la sociedad en la que vivimos?

Finalmente la serie hasta ahora va increíble y esperemos siga así, que es lo que realmente importa.

Highlights del episodio:

  • Cuando el extraño envía la oreja a Will.
  • La entrada de Lecter a declarar.
  • El extravagante asesinato del juez.
  • Aunque muchos homicidios han ocurrido en este show, la recreación del “Greatest Hits” me pareció bastante aterradora.

Mejores Frases:

  • Hannibal: “He sent you a poem, are you going to let his love go to waste?”
  • Will Graham: “Faith in legal justice has never been anything more comforting than a light lamp”.

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s