Hannibal Recap (2.05): “Mukozuke”

el

Tristemente mis remotas esperanzas de que Katz hubiera sobrevivido a la inteligencia y fuerza de Hannibal fueron completamente desechadas en este episodio. Si bien el episodio no inicia inmediatamente con el paradero de nuestra investigadora favorita, la manera en que se muestra es tan perturbadora y artísticamente cuidada como se acostumbra en el colorido show (Probablemente la pérdida más triste hasta la fecha y al mismo tiempo la mejor instalación de Hannibal)

Mukozuke arranca con una comparación de desayunos, los no muy agradables platillos que sirven en Baltimore comparados con los deleites gourmet que Hannibal siempre ofrece a sus invitados. En esta ocasión, Crawford es quien visita a Lecter, posterior a la noche del intento fallido de suicidio de su esposa para agradecerle al doctor lo que hizo por ella al salvarla, asegurándole que era uno de sus mejores amigos.

Al parecer alguien ha hecho un llamado a Freddie Lounds, la reportera entrometida que tiene una fuerte aversión hacia Will. El lugar al que llega es el observatorio donde alguna vez asistió a Gideon en una desagradable operación quirúrgica que se le realizó a Frederick Chilton. En el lugar ahora, aunque no se muestra, sabemos se encuentra el cadáver de Katz. Crawford llega a la escena del crimen e ignora las advertencias de Lounds. Al entrar y contemplar como su amiga y compañera de trabajo ha sido convertida en lo más cercano a una instalación de Damien Hirst no puede evitar romper en llanto.

Como era de esperarse, las reacciones de todo el FBI son devastadoras, nadie puede creer lo ocurrido pues definitivamente Katz era ese toque cómico y desafiante a la vez, que todo equipo de trabajo necesita. Por otro a lado Will se pone en un mood de venganza inmediato, que completa más su transición de marioneta de Hannibal a un motor de búsqueda y venganza. Graham comienza a jugar como su antiguo mentor, manipulando a todos para poder actuar fuera de las paredes de Baltimore.

Antes de todo, Will exige ver el cadáver de Katz, aunque él ya sabe de quién se trata, para confirmar y guiar a Crawford por el camino de la verdad, además de obviamente despedirse de su amiga, la única persona que le creía y que estuvo dispuesta a escucharlo y seguir sus consejos. Atrapado en la camisa de fuerza y el clásico bozal (ahora modernizado) en el que conocimos al Hannibal Lecter interpretado por Anthony Hopkins, Will llega a la escena de crimen, donde Jack corre a todos y desamarra de todas sus ataduras a Will para que pueda hacer lo que mejor sabe.

Inicialmente le cuesta trabajo, pues no se trata de un desconocido sino un ser humano muy cercano a él y querido. Finalmente logra recrear la escena del crimen actuando como Hannibal, y desglosa el crimen paso por paso hasta nuevamente ver el cadáver de Katz rebanado en partes para ser puesto en vitrinas de cristal.

A pesar de que Will conoce al culpable de tan atroz evento, en esta ocasión se reserva el nombre. Asegurándole a Crawford que The Ripper y el Copy Cat son la misma persona (dos máscaras que encubren al mismo homicida) y que si quiere saber quien es, tendrá que descubrirlo por si mismo, al igual que Katz. Ahora es el turno de Chilton, con quien Graham se encuentra molesto pues se le ocurrió compartir los resultados de la terapia con Hannibal Lecter. Sin embargo, Will no se detiene ante su sed de venganza y empuja sus limites más allá del territorio seguro, pues ahora pide a Chilton que traslade a Gideon a Baltimore para poder platicar con él y recuperar su salud mental.

En la sala de investigaciones, los ex colegas de Katz y Crawford se encuentran analizando los restos de la pobre fallecida brutalmente asesinada. Aunque Crawford sugiere que los hombres abandonen el caso por protección a sus sentimientos, estos se niegan pues aseguran que si Katz estuviera viva no lo hubiera permitido.

Gracias a su  nueva determinación, los hombres descubren que los riñones que se encontraban en el cadáver de Katz no le pertenecían a ella, sino al arquitecto de la escultura del ojo hecha a base de cuerpos humanos, si encuentran el riñón, encuentran al asesino. Desgraciadamente, la escena siguiente muestra a Lecter triturando el órgano que debe ser el perteneciente a Katz para preparlo con su clásico talento y disfrutarlo con una diabólica sonrisa de placer.

Graham por fin tiene la oportunidad de hablar con Gideon. Ambos discuten saber perfectamente quién es el verdadero Ripper. Will pide ayuda del hombre para poder atrapar al sujeto que debería estar en su celda sin embargo este se niega, diciéndole que él busca atrapar al diablo y que la única manera de lograrlo es matándolo.

Hannibal adelantándose a los hechos y suponiendo la amenaza que supone tener a Gideon de vuelta en Baltimore invita a Chilton a su hogar para discutir el asunto y casi inmediatamente le pide entrevistar al hombre que está pagando por sus crímenes.

Mientras hablan, Gideon en lugar de mostrarse amenazante con Lecter, parece afianzar más aún la alianza que formó con el caníbal asesino. Al salir del lugar, Lecter se encuentra con Lounds, quien sorprende al psiquiatra al confesarle que asiste a Baltimore con la finalidad de entrevistar a Will Graham.

Lounds llega no con la mejor disposición, llega acusando prácticamente a Will, mostrándose contenta de verlo “donde pertenece”. Graham continuando con su juego de manipulación decide hacer caso omiso, proponiéndole a Lounds que le permita mandar un mensaje a su admirador con la condición que ella proponga. Inmediatamente ella exige los derechos completos para poder contar su historia.

El asesino escucha el llamado e inmediatamente se aparece ante Will. Uno de los enfermeros de Baltimore, es el hombre que ha decidido seguir los pasos supuestamente de Will y ahora se presenta para ponerse a la disposición de las necesidades de Will. El admirador confiesa haber asesinado al policía más no al juez. Lo que aún nos deja con la duda si fue Hannibal o algún otro hombre fascinado por los asesinatos supuestamente pertenecientes a Will.

En el momento en el que el enfermero confiesa que hará lo que esté en su disposición por ayudarlo, ya que le encantaría trabajar a lado de Will, este no pierde tiempo y le pide asesinar a Hannibal Lecter. Por desgracia, esto fue escuchado por  Gideon, uno de los más grandes aliados de Lecter, lo cual no puede significar nada bueno. Aunque Will cree tener todo bajo control, la visita de Alana Bloom es la ficha del dominó que destroza el plan. Will  le confiesa a su colega estar actuando desde dentro de su celda, por lo que la doctora al ver que Gideon se encuentra en el hospital pide hablar con él, quien le confiesa los maquiavélicos planes de Will.

Hannibal ve por primera vez su vida realmente amenazada cuando se encuentra realizando una rutina de natación. Es en ese momento cuando el admirador acata las ordenes de Graham y se dispone a brutalmente asesinar a Lecter. Crawford y Alana se han puesto inmediatamente a la búsqueda de quien creen es su compañero de trabajo y amigo.

Al carecer claramente de las capacidades, habilidades y los conocimientos de Lecter, el admirador intenta hacer una especie de imagen divina, colgando a Hannibal con los brazos abiertos y cortados, dividido entre morir ahorcado o desengrado, definitivamente una copia bastante barata de algo que haría Lecter.

En su desesperación por salvarse, Hannibal confiesa sus crímenes, para hacerle ver al admirador que el asesino que lo deslumbro fue el hombre al que está a punto de matar y no Will, lo cual no cambia nada pues se muestra interesado en poder ser culpado de tan maravillosos crímenes. Crawford llega para salvar el día y termina asesinando al enfermero y salvando a Hannibal.

Aunque buscar la muerte de Hannibal definitivamente no es la mejor forma de buscar la libertad, creo que se entiende la furia de Will pues sabe que el hombre despedazó literalmente a su única amiga restante. Habrá que ver las consecuencias que este acto traerá para Will.

Highlights del Episodio:

  • Aunque  es extremadamente triste y perturbador, la muerte de Katz es probablemente el mejor trabajo de Hannibal hasta ahora, no puedo parar de compararlo con las exposiciones de Hirst.
  • De verdad espero que al terminan la temporada el soundtrack esté disponible, todo este episodio el arreglo de cuerdas era realmente espeluznante.
  • Cuando Lecter cocina el riñón de Katz.
  • Todas las ecenas en las que Will alucina (los cuernos que le salen de la espalda, el lavabo lleno de sangre).

Mejores frases:

  • Freddie Lounds: I did not develop the ability to feel shame.
  • Will: I have my imagination.
  • Enfermero: There’s something we don’t have, or maybe we just evolved not to need.
  • Gideon: He’s not looking for redemption, but revenge.

 

Texto por @SantiagoMejia__

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s