Hannibal Recap (2.06): “Futamono”

el

Probablemente he dicho esto sobre algunos episodios anteriores, pero por muchas razones Futamono es, a la fecha, el mejor episodio que ha ofrecido la maravillosa serie que es Hannibal. Visualmente y narrativamente esta nueva entrega explota al máximo los detalles que la hacen sobresalir entre otras adaptaciones de la misma obra y además funciona como un excelente punto de quiebra, pues aunque los seguidores del caníbal ya conocíamos su monstruosa naturaleza, es en este momento cuando se hace más presente que nunca.

Si bien parecía que por fin Hannibal se encontraba acorralado y a punto de ser encerrado, Futamono llegó para demostrar lo contrario, el hombre continúa jalando de los hilos a su antojo, muchas veces poniéndose en demasiado riesgo (Crawford parece al fin estar convencido de que Graham dice la verdad), sin embargo todas las acciones de Lecter demuestran ser fríamente calculadas y al final del día no solo está más a salvo que nunca, sino además listo para subir de nivel su perverso juego.

Un intento de asesinato definitivamente tiene que tener una gran reacción por parte de Hannibal y esto parece ser el movimiento general del capítulo. Futamono comienza (y termina) con el Dr. Lecter componiendo una escalofriente pieza musical, al parecer, como una forma de querer alejarse de la experiencia tan horrible que fue su intento de homicidio. Mientras tanto en Baltimore, Graham enfrenta una nueva discusión con Crawford sobre la culpabilidad de Hannibal en los crímenes que investigaban.

En la desafiante conversación, Jack se muestra menos renuente, aunque aún sin creer del todo, sin embargo, al igual que Beverly, decide comenzar a seguir las pistas que Will le da, sobre todo después de que éste le asegurara que Lecter está haciendo deliciosas y lujosas comidas con los cadáveres de las persona que asesina y que además puede que ellos mismos hayan ingerido a más de uno. Dos indicadores de que Hannibal está matando de nuevo son los que Crawford le da, obviamente nuevos muertos sin órganos y en segunda la organización de una cena, donde probablemente se servirán los vísceras preparadas como Lecter acostumbra.

“¿A quien tiene que matar Hannibal para que te des cuenta?” Pregunta un ahora decidido Will a Crawford, inmediatamente la imagen pasa a ser un close up de Alana Bloom, quien se encuentra en casa de Hannibal Lecter, hablando sobre los acontecimientos recientes que, por el momento, han hecho que Bloom se ponga por completo del lado de Lecter. A punto de finalizar su conversación Hannibal tiene una reflexión pensando en Stravinsky, hablando sobre el trabajo inconcluso del compositor que siempre lo atormenta hasta que sabe qué hacer para completarlo, cuando Alana le pregunta que era lo que él necesitaba para completarlo, responde “I need to get my appetitte back”, una secuencia alucinante de flores coloridas naciendo termina en una nueva espeluznante instalación de un hombre convertido en árbol, con su estomago abierto y sus órganos sustituidos por flores.

Zeller y su equipo llegan a desmantelar el ¿desastre? que Hannibal dejó. Inmediatamente las características coinciden con las de The Ripper (uno de los apodos de Lecter) lo cual despierta el primer foco rojo en Crawford. Ahora el detective, como era su nueva forma de resolver misterios, acude a Hannibal para intentar descifrar los enigmas encontrados en esta nueva mórbida instalación. El psiquiatra decide no ayudar esta vez pues su vida corrió peligro “por intentar ayudar a un amigo”, así que ha elegido mejor alejarse por completo de toda esa situación en la que se ha visto metido, sin embargo está pensando, en dar una enorme y lujosa cena para intentar aclarar su mente. Segundo foco rojo y el más sospechoso para Jack.

De vuelta en Baltimore ahora Gideon y Graham hablan de celda a celda, extrañamente, Gideon grita sin esfuerzos de manipulación todo lo que ocurrió con Hannibal aquella noche en la que Will apareció con uno de sus ataques, dispuesto a matar a Gideon por creer que era Jacob Hobbs, confesión que pondrá en muchos problemas a Lecter.

Chilton al escuchar esto, inmediatamente cree en las teorías de Will, pues además sabe que su vida corre un grave peligro, por lo cual corre hacia la oficina de Crawford para contarle lo sucedido (tercer foco rojo, en el que prácticamente Jack se convence de la culpabilidad de Hannibal, sin embargo la falta de pruebas no le permiten actuar).

En la sala de investigaciones del FBI se encuentran desmantelando el árbol humano. Si bien como siempre, no encuentran absolutamente nada que de con al menos un sospechoso, descubren (como si esto no se pudiera poner más creepy) que los pulmones fueron llenados con agua para mantener vivo al árbol, esta agua, los dirige a una zona donde pudo haber sido asesinado el hombre.

A pesar de que se muestra a Alana cuidando a los perros de Will mientras es acompañada por Jack, ella confiesa haber perdido por completo la fe en Graham, pues no solo considera culpable a Will, sino que además parece temerle por esa nueva actitud vengativa y manipuladora que ha adoptado. En Baltimore, Will se encuentra esperando su próxima visita, y por los cuernos en forma de árbol que salen de su espalda mientras alucina podemos darnos una idea de quien es.

Por primera vez, Hannibal se muestra molesto con Will, y visita a su ex compañero para muy disimuladamente, amenazarlo con destruir todos sus intentos por atraparlo y herir a todos los que lo intenten (como ya lo hizo con Katz). Lecter se despide asegurándole a Will que le mandará sus saludos a Alana.

De regreso a su hogar Lecter comienza a sacar sus recetas y su materia prima. Tarjetas innumerables de alimentos (y contactos de personas) aparecen en la pantalla mientras el alegre no para de cocinar, su sonrisa al ver terminada su obra es fascinante. Chilton, por otro lado, ha puesto en marcha todo lo necesario que esté en sus manos para que Hannibal esté encerrado, por lo que lleva a Gideon a ser interrogado por Crawford.

Extrañamente, el hombre no confiesa absolutamente nada y se limita a decir que todo lo dijo gracias a la manipulación de Will Graham, sin perder más tiempo Chilton lo manda de regreso a su celda. Crawford no se muestra sorprendido de que Gideon no haya confesado nada. Mientras va de regreso a su celda acompañado por los guardias, estos sin razón aparente (y de una manera hermosamente filmada) atacan al hombre también injustamente encerrado y lanzan por las escaleras donde cae hasta llegar a una oficina de vigilancia.

El banquete digno de las personas más importantes del país por fin da su inicio, por el momento pareciendo grotesco y extremadamente tenso. En él se encuentran Frederick Chilton, Alana Bloom y Jack Crawford como invitados. Chilton tiene uno de sus mejores momentos, pues su manera de manejar la situación es hilarante, toma bocadillos mientras los observa con horror y asegura que no comerá nada al saber que es preparado por “Hannibal the cannibal” como él cree que lo apodarán, y asegura a Jack que solo asistió para que Lecter no sospeche de él, pues teme por su vida, e incluso pide a Jack que se aleje de él en ese momento pues podría llamar la atención del Doctor Caníbal. Cuando Jack se aleja, Lecter le guiña el ojo de una manera atemorizante al director de Baltimore. Por otro lado, Alana defiende a capa y espada a Hannibal, cuando Crawford comienza a tratarlo como a un sospechoso pues decide pedir comida para llevar sin quedarse a la cena.

Alana hace todo lo contrario, cayendo en el muy recurrente cliché de alumna que se enamora del maestro, se queda hasta el final de la fiesta para romper con una tensión sexual que probablemente tenía tiempo gestándose, Hannibal obviamente, se aprovechará de esto sin lugar a dudas, incluso podría pensar que él la hizo pensar que quedarse era buena idea. Mientras ambos duermen después de tener sexo, aunque por un momento pareciera que Hannibal hará un gesto cursi (o el inicio de un nuevo brutal asesinato), lo único que hace es un tronar sus dedos para si. Mientras Alana duerme profundamente, el caníbal limpia la copa de vino y se dirige al hospital donde se encuentra su antiguo amigo Gideon, quien no se muestra nada contento con la visita.

En lugar de encontrar a Gideon desmembrado, descubrimos a un guardia de seguridad colgado con anzuelos iguales a los que supuestamente utilizó Will y con los intenstinos de fuera, lo cual no significa que Abel tendrá un mejor destino. Zeller y su compañero descubren que los ganchos están acompañados por cabellos de varias victimas del asesino conocido como The Ripper, lo cual confirma aún más las sospechas de Crawford sobre Lecter.

El romántico despertar de Alana y Lecter es interrumpido por Crawford quien llega para cuestionar a Hannibal sobre sus paraderos de la noche anterior. Obviamente Lecter niega todo y Jack no le cree, justo en ese momento aparece Bloom con una camisa de Hannibal y asegura haber estado TOOOOODAAA LA NOCHE (teniendo sexo) con Hannibal. Aunque la aparición de Alana sorprende a Jack, definitivamente no le convence, pues es obvio que cualquier criminal inteligente buscará tener una coartada para una situación así.

Posteriormente, descubrimos el destino de Abel Gideon que, como auguramos previamente, no es uno mejor que el del policía desmembrado. Hannibal se encuentra realizando una de sus recetas más extravagantes a la fecha, en la que incluso utiliza arcilla para la preparación. La suculenta y extraña cena, se debe obviamente a una ocasión muy especial.

La carne servida es la pierna de Gideon, y como un posible castigo, Lecter ha decidido preparla para su compañero y ambos compartir el perturbador platillo. De vuelta en la sala de investigaciones, Jack entregó las muestras de la botana que se llevó de la fiesta, sin embargo estos demostraron no ser más que carne animal.

Pero por otro lado, descubrieron que los anzuelos en el cuerpo del policía encontrado muerto, contienen muestras de ADN de todas las victimas de The Ripper, lo cual según Crawford (quien aprendió muy bien de Will) significa no solo que el hombre reclama sus crímenes (quitándole toda culpabilidad a Will), sino que además nunca hubo un copycat, todos los muertos pertenecían al mismo ser humano.

Y eso no es todo (prepárense para el mind blown de su vida) el descubrimiento de un extracto de un árbol lleva a Crawford a una extraña locación donde ellos creen podrían encontrar el lugar de trabajo de The Ripper. En una fascinante y aterradora secuencia acompañada por la melodía que Hannibal estuvo componiendo a lo largo del capítulo, Crawford descubre encerrada y sin un brazo a MIRIAM LASSER, la agente que se supone fue una de las primeras víctimas de The Ripper (por negligencia de Jack) y con la que el mismo asesino estuvo atormentando a Jack la temporada pasada, haciéndole llamadas y finalmente mostrando el brazo de la mujer para que la dieran por muerta.

Aunque esto podría suponer la ruina de Hannibal (Lasser fue la primer persona en descubrirlo) la sonrisa que muestra al final de su interpretación de piano nos deja en claro que como lo mencioné antes, se encuentra más en control de la situación que nunca y que si esto significa la libertad de Will debería cuidar sus órganos antes de que terminen en otra suculenta cena.

Highlights del episodio:

  • La secuencia colorida de flores previa a la muestra del asesinato convertido en árbol.
  • Toda la escena de la fiesta donde Jack se lleva comida, el horror y la tensión se desarrollan de forma magistral. (Por primera vez Chilton se refiere a Hannibal como Hannibal The Cannibal).
  • FREDERICK CHILTON, de ser el personaje más patético y desagradable se convirtió en probablemente el más inteligente de todos, sus comentarios sarcásticos ante las situaciones tan peligrosas son hilarantes.
  • Cuando Hannibal le sirve a Gideon su propia pierna como cena con esa extravagante receta.
  • Insisto en la música, si llegan a hacer disponible el soundtrack espero venga con la melodía que compuso Hannibal.
  • Alana presumiendo su cabello y outfit aftersex.
  • Zeller desmantelando la obra de Hannibal.

Mejores frases:

  • Will: Garret Jacob Hobs ate his victims to honor them, The Ripper eats his victims because they’re no better to him than pigs.
  • Hannibal: I need to get my appetite back.
  • Chilton: Cannibalism is an act of dominance.
  • Hannibal: You tried to kill me Will, it’s hard not to take that personally.
  • Alana: If only everything could go away with a waltz.
  • Chilton: Hannibal the cannibal, that’s how they are going to call him.

 

Texto por @SantiagoMejia__

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s