Bates Motel Recap (2.07): “Presumed innocent”

No sé si es el hecho de que Hannibal se está apoderando completantemente de mi atención, o simplemente Bates Motel no ha podido mantenerse a la expectativa que creó en la primera temporada. Esto no quiere decir que sea mala, al contrario, la manera en que está escrita sigue poniéndola muy por encima de otras series del estilo.

Sin embargo, ese combo de vida previa de un personaje tan fascinante, impactante y peligroso como Norman Bates unido a esa línea argumental sobre los cárteles de drogas parece (al menos para mi) no estar funcionando del todo, aunque admito que dentro de la narrativa tiene su razón de ser y nunca parece estar de más pues se conecta perfectamente con nuestros queridos Norma y Norman.

Pero bueno, Presumed Innocent levanta un poco el ánimo sobre la serie y, como su título lo indica, la mayor parte del capítulo se centrará en el descubrimiento de la culpabilidad o inocencia de Norman alrededor de algunos de los bastantes crímenes que se están cometiendo en White Pine Bay.

El episodio inicia con Norma desesperadamente buscando a su hijo (como podemos recordar la última vez que supo de él fue cuando salió furioso de su coche) momento antes de entrar a ocupar el puesto que dejó Lee Berman y que, extrañamente, ella sin problema alguno logró ocupar. Al entrar a las oficinas ella se encuentra muy emocionada pero parece enfrentarse inmediatamente a las miradas escépticas del resto de políticos, quienes parecen entender más que ella la situación que la puso ahí.

Max, uno de los consejeros, al ver a Norma, antes de entrar, inmediatamente la llama  a su oficina. Al inicio parece que el hombre no tiene problemas con ella, pues se muestra de acuerdo con la manera en que Norma se enfrentó a Lee en la pasada reunión. Desgraciadamente, Max parece ser una de esas pocas personas alejadas de los círculos de poder, y, como era de esperarse, sospecha de Norma y la manera en que llegó al puesto tan alto que tiene ahora.

El sheriff Romero aparece para intervenir y salvarle el pellejo a Norma (quien eventualmente tendrá que enfrentarse a esas situaciones quiera o no). Sin embargo la aparición de Romero no significará nada bueno para la señora Bates quien ahora además tendrá que ver la manera de que su hijo salga ileso de la cárcel. Al conocer de boca de Romero el incidente entre Norman, Cody y el padre de la misma, inmediatamente es notable que Norma tiene su propia teoría sobre lo que en realidad pudo haber pasado.

Ella pide urgentemente ver a su hijo, lo único que le importa es hablar con él, sin embargo los procedimientos legales formales no se lo permiten, por lo que inmediatamente actúa como una leona enjaulada, desesperada y nerviosa. Por otro lado, una mujer policía, muy profesional, se encuentra sacando muestras de ADN.

Un completamente devastado y desaliñado Norman se muestra nervioso ante lo que pueda ocurrir pues parece no tener la menor idea de cómo funcionan las leyes. Sin embargo, a su favor tiene el no haber estado pasando por uno de sus extraños ataques psicóticos y recordar absolutamente todo lo que sucedió, nadie tiene por que decir mentiras, todo fue un accidente. Mientras tanto, Dylan tiene que lidiar con sus propios problemas, entre una inminente guerra entre capos de la droga y su propia guerra familiar, Dylan parece no tener cabeza aún para poder tomar decisiones de líder.

Esto es muy notable cuando tiene que enfrentarse de nuevo con Zane, el hermano de la chica que le salvó la vida y que le dio alojo por unos días. Desgraciadamente, Zane no parece ser el tipo de personaje que le gusta ser “cuidado” por otros, además de no tener muchos escrúpulos a la hora de actuar, por lo que más en plan de amenaza que amigable, aparece con dos desconocidos para advertir sobre un plan próximo al que puede unirse si quiere o no.

“Pueblo chico infierno grande” dice muy sabiamente el dicho que nunca se equivoca, Emma llega, sin que ninguno de los Bates le avisara, a la comisaría donde llega para mostrar todo su apoyo a Norman, pues se entero por su padre la situación que atravesaban. Emma se muestra segura de que Norman es inocente y además dispuesta a apoyar a Norma toda la noche si es necesario. Es interesante la reacción de Norma cada que alguien le asegura que su hijo no sería capaz de actos tan atroces, pues su cara pareciera confirmarles que están muy lejos de conocer a su hijo si creen eso de él.

La policía se muestra dispuesta a investigar hasta las últimas consecuencias al chico, sin embargo, Romero, quien al inicio de toda la serie parecía tener cierta aversión hacia los Bates, insiste a la chica que nada de eso es necesario. Norma continúa caminando por toda la estación desesperada, es muy divertido cuando se pelea con una de las típicas secretarias insoportables con mala actitud, inmediatamente la dejan pasar antes de que Norma le saque un ojo o algo digno de las cosas que pasan en el Motel.

Norman, quien en otra ocasión se hubiera mostrado más alegre de ver su a su madre, se ve aún desconcertado y más preocupado por Cody que por los sentimientos de su mamá. La actitud de Norma molesta tanto a su hijo, que incluso le pide que se quedé fuera del lugar mientras el Sheriff Romero le hace más preguntas sobre la muerte que presenció.

La dualidad del chico aquí es más presente que nunca. Seguro, ya lo hemos visto poner la mente en blanco, actuar como su madre y disponerse a matar sin piedad. Pero su reacción al recordar la manera en que murió el padre de Cody, es desgarradora, la manera en que se niega a aceptar el hecho de que su amiga se ha quedado sin padre y tratar de aceptar que en parte él provocó esa muerte de la que fue testigo parece nunca lo dejarán en paz. Sin lugar a dudas, cualquier psiquiatra se creería el cuento de que Norman Bates es el hombre más sano e inocente del mundo.

Es bastante obvio también que el nerviosismo de Norma no nace del hecho que su hijo pueda ser encontrado culpable o no, si no que además esta investigación pueda llevar a las autoridades y al mundo entero a descubrir más sobre la monstruosidad de su hijo. George, el pretendiete de Norma, que al principio no tenía muy buenas probabilidades con la madre soltera, llega para apoyar a Norma en este momento tan difícil, desgraciadamente llega justo en el momento que liberan a Norman. La imagen del hombre abrazando a su madre prouduce en el una reacción de celos innegable y al aparecer, aleja todavía más al chico de su madre. Dylan continúa en su proceso de detener la ola de caos que quiere desatar Zane, quien no piensa detenerse ante nadie, y al mismo tiempo le ofrece una cara distinta de la moneda, al decirle que aunque a él lo mandaron de niñero, también debería cuidarse, pues su hermana no es mucho de fiar.

Poco antes de salir, Norma se encuentra con Cody, a quien aborda para en un último y desesperado intento, impedir que se revele dato alguno sobre los blackouts de Norman. Cody como la chica lista que es, descubre que hay algo que Norma no quiere que se sepa sobre la naturaleza de su hijo. Aunque ella no revela nada que pueda afectar la tranquilidad de su hijo, si deja muy en claro que esos blackouts son extremadamente peligrosos.

En el momento en que conocí la historia de Psycho, nunca imaginé a una madre como la Norma de Vera Farmiga, sin embargo creo que es un plus que me ha gustado bastante, que se ha convertido en el centro del show y que le da un giro total a la historia, al mostrar a una mujer “inocente” que, dentro de su locura, intenta resolver los problemas que la aquejan de la manera que cualquier ama de casa normal lo haría, y no la creadora de un psicópata. Esto lo digo porque en el preview de este episodio parecía que Norma estaba lista para cortarle la garganta a Cody o algo por el estilo, sin embargo intentó resolver esto de la forma más calmada posible.

Emma, en su búsqueda implacable por mantener a los Bates unidos, busca a Dylan para contarle lo ocurrido, Dylan ya sabía pero ha decidido no ayudarlos. Le dice que no los ayudará porque solo se cuidan entre ellos dos y nadie más les importa. Emma, molesta, le echa en cara su falta de apreciación por una familia (recordemos que Emma solo cuenta con su padre).

A continuación, aunque ahora no sufre un ataque, en un lindo delantal, Norman se encuentra preparando el desayuno, una gran escena pues al principio parece que es su madre. Mientras cocina, Norman alega con su mamá sobre los secretos que esta le esconde. Actoralemente ambos se llevan aplausos pues, sin esforzarse mucho, intercambian papeles de una manera fascinante, Norman es la figura maternal que le reprocha a Norma (ahora actuando como una niña) los secretos que le esconde sobre su naturaleza, incluso la voz de ambos cambia de una increíble manera.

Al no obtener respuestas concretas, Norman una vez más huye de su hogar, haciendo más amplias las grietas que comienzan a abundar en la relación con su madre. Posteriormente, Norman se tiene que enfrentar a Emma, con quien tiene una de las pláticas más intensas y confusas del episodio. Si bien se muestra agradecido de que Emma aún crea en el, se molesta con ella y le asegura que nunca podrá volver a confiar en ella, pues en parte la culpa por toda la serie de eventos desafortunados que como caída de fichas domino se suscitaron aquel día.

Cody es la última en acudir a Norman para hacer el recuento de los daños. Y al mismo tiempo, además de informarse sobre lo que pasará con sus vidas, aprovecha para despedirse para siempre, puede que por un lado ella comience a sospechar sobre el peligro que representa Norman y por otro no le queda de otra pues aún es menor de edad y tendrá que irse a vivir con su tía, quien vive en una casa con olor a orines de gato y cigarro. Aunque Norman se muestra interesado en mantener la comunicación, Cody asegura que prefiere no hacerlo, y despedirse para siempre de Norman ahora que todo sigue siendo real y aparentemente perfecto (al menos en cuanto a sentimientos se refiere).

Y así Cody arranca su coche dirigiéndose Indiana y diciendo adiós al show para siempre (probablemente). Antes de irse, Cody le confiesa a Norman que su madre le esconde secretos y que estos podrían cambiar para siempre su vida, lo cual parece no gustarle para nada a Norman. Ahora, Romero llega al motel para de paso informarle a Norma que su hijo ha sido declarado inocente y que la investigación se detendrá.

Con sus clásicos pasos rápidos de niña inocente que corre tras la pelota, Norma corre hasta Norman para comunicarle la buena nueva. El chico se muestra contento, sin embargo lo perturba demasiado el hecho de que exista un secreto tan terrible que su madre no le quiere confesar. Después de insisterle varios minutos  Norma se desespera y le asegura que sí hay algo que le ocurre a Norman pero que no está dispuesta a decírselo y que solamente debe confiar en ella para protegerse mutuamente, lo cual solo termina en Norman, UNA VEZ MÁS, huyendo de su madre y fragmentando su relación probablemente de una forma ya más profunda.

Dylan finalmente descubre que el plan de Zane es destruir uno de los almacenes de Nick Ford con todo y secuaces. La idea obviamente molesta al chico  y por primera vez con la muy poca fuerza de líder que tiene intenta enfrentarse a Zane, lo cual, gracias a Dios, no termina en una muerte pero si en un muy fuerte golpe en la sien. Su compañero siendo más inteligente decide seguir las órdenes de Zane, para salvar su vida.

Finalmente, y en lo que probablemente sea el major turning point hasta ahora en la serie, la mujer policía que se mostró muy enfocada en encontrar un culpable al principio, descubre que el ADN coincide con el otro semen que no habían identificado en Blair Watson, última victima de la temporada pasada y primera de esta, y quien probablemente y como hasta ahora todo indica, murió a manos de Norman Bates.

Highlights del episodio:

  • Como lo he dicho anteriormente, los episodios han sido muy lentos y carecen de momentos de verdadera sorpresa, sin embargo si hay algunas escenas de este que me dejaron boquiabierto.
  • Norman todo desaliñado y lleno de sangre  mientras es analizado por la policía, nos da una imagen del chico que no tenemos casi nunca.
  • Una vez más, Norma se lleva el episodio, entregando una interpretación fascinante actuando como la madre más abnegada del universo que solo trata de proteger a su hijo psicópata.
  • La despedida de Cody, obviamente una chica fuerte como ella no podía dejar cabos sueltos si había sido forzada por el destino a iniciar una nueva vida en un nuevo lugar.
  • NORMAN COCINANDO EN EL DELANTAL Y MOVIENDOSE COMO SU MADRE, perturbador e hilarante a la vez.
  • Obviamente el final, el descubrimiento de que efectivmante Norman tuvo sexo con su maestra.
  • Amo a Emma y cada momento que aparece en pantalla, pero necesita ser algo más que el Dr. Phil de los Bates.

Mejores Frases:

  • Emma: I wish I had a mother and a brother I could treat like shit!
  • Norma: You’re going to patronize me over this? I’ve done your laundry.

 

Texto por SantiagoMejia__

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s