Hannibal Recap (2.12): “Tome-wan”

Un episodio restante para terminar con la segunda temporada de Hannibal y parece ser que a pesar de lo que Jack Crawford pueda pensar, el hospital de Baltimore aún está lejos de abrir sus celdas para nuestro caníbal favorito. Tome-Wan definitivamente es el mejor ejemplo de lo retorcida, perfeccionista e incluso cómica serie que es Hannibal, pues nada de lo que ocurre en esta historia es un suceso aisaldo, todo eventualemente, tiene sangrientas consecuencias, si no pregúntenle a Mason Verger, a quien seguro no reconocerán después de este capítulo.

Will y Hannibal nos introducen a esta nueva parte de la historia. Aunque Lecter (aparentemente) estaba cayendo  perfectamente en el juego de Will, este se muestra molesto y dudoso cuando se entera de que Mason ya sabe que su psiquiatra lo quiere asesinar gracias a Will. Por un momento pareciera que Hannibal está a punto de abandonar su relación con Will, sin embargo se muestra muy complacido cuando este confiesa que lo hizo por curiosidad de “saber que ocurriría”, lo que significa que está aprendiendo muy bien de su maestro.

Hannibal después le pide a su pequeño aprendiz que se imagine como mataría él personalmente a Mason. Will al dejar volar su imaginación no puede dejar de pensar en Hannibal, por lo que se imagina a si mismo preparando a Lecter para que sea comido por los cerdos de Mason, cortándole la garganta para después lanzarlo a los violentos animales, al abrir los ojos, Will le sonríe de forma simpática a Lecter.

Después de atender a Will llega el siempre maravilloso Mason Verger para hablar y hablar de las enseñanzas de su padre, así como para provocar a Hannibal con su “ruda” actitud. El hecho de que ojeara sus dibujos, considerando a unos basura y a otros obras de arte, no molestó tanto a Lecter como el momento en el que con furia Mason encaja la navaja de su padre en el sillón una y otra vez acompañado de su risa maniática, suceso que en Hannibal despierta una de las expresiones faciales más maravillosas que he visto en la historia de la televisión.

A pesar de lo notablemente molesto que se encuentra Hannibal al presenciar tanta falta de cortesía, por el momento le perdona la vida a Mason. Margot, la pobre hermana de Mason, ha sido dada de alta del hospital, añadiendo una cicatriz más a su cuerpo  probablemente la que más dolor le recordará en el futuro pues es el resultado de la extracción de sus órganos reproductores a la orden de su hermano Mason Verger.

Hannibal, Margot y Will tratan de descubrir cuál será la mejor manera de deshacerse de Mason, sin embargo Margot les asegura que después de perder la oportunidad de tener un hijo difícilmente podrá actuar en contra de su hermano ya que al eliminarlo, también eliminaría su fortuna y prácticamente todo lo que tiene en la vida.

Jack Crawford por otro lado, al fin demuestra que no es el personaje pasivo que todos creíamos que era. En las oficinas del FBI con Will parece estar discutiendo lo mucho que se han tardado en obtener una evidencia clara que les permita encerrar a Hannibal Lecter, sobre todo después de haber tenido que permitir que Will matara a un hombre y de hacer un espectáculo de la muerte falsa de Freddie Lounds.

Will le pide que tenga paciencia, sobre todo porque cree estar a punto de vivir un suceso que les podría ayudar a atraparlo, demostrando además supuestamente, de qué trata su juego, pues le dice a Jack que Hannibal intenta manipularlo para matar a Mason, sin embargo él intentará manipular a Hannibal para que sea él mismo quien asesine a Mason Verger y así poder arrestarlo en el momento preciso.

En ese momento Jack le revela que él también ha estado haciendo bien su trabajo, y le muestra que tiene en el confesionario nada más y nada menos que a Bedelia Du Marier, quien antes de huir confesó a Will Graham que le creía. Bedelia gracias a la inmunidad que se le ha prometido, revela el misterio sobre su retiro que ocurrió gracias al incidente que tuvo con uno de sus pacientes.

Al aclarar lo que realmente ocurrió, Bedelia confiesa que fue ella quien asesinó a su paciente, en defensa propia, Hannibal Lecter quien la manipuló para asesinar creyendo que era su mejor opción. Du Marier, sin conocer a fondo la relación entre Hannibal y Will, le asegura que Lecter lo tratará de persuadir para tratar de matar a alguien, y ese alguien será una persona que él ame a fondo.

Después de esta sesión, que desgraciadamente no sirve para mucho pues no dice nada sobre Hannibal más que sus métodos para crear asesinos seriales, Will se dirige de nuevo a sus terapias con Lecter, quien continúa intentándolo persuadir para quitar a Mason Verger del camino. Will se muestra un poco incómodo con la idea y comienza a reclamarle a Hannibal por quitarle todos sus vínculos con el resto de las personas que lo rodean, sin embargo al final se muestra de acuerdo con su psiquiatra y acepta la idea de que sin él, está solo en el mundo.

Bedelia aún no sale de la sala de confesiones, pues ahora toca el turno de Jack Crawford de interrogarla. Du Marier al hablar con Crawford nos hace ver un punto interesante en el que al menos yo no había pensado. Ya que probablemente, la realidad de la situación actual es que si todos creen que están a punto de atrapar a Lecter es porque él quiere que lo piensen, y probablemente está preparando un último acto sangriento que a más de uno dejará fuera del juego.

Ahora Jack, una vez más comparte la mesa en casa de Hannibal, donde este le sirve otro de sus extraños platillos. En esta ocasión se trata de una preparación ucraniana que es una especie de gelatina con peces adentro, el platillo sirve para hacer una explicación metaforica sobre “la eterna persecución”, un momento en el que es incierto quien persigue a quien, la presa al cazador o viceversa.  A pesar de la tensión que desencadena este momento y la clara amenaza de Hannibal (a pesar de decirlo en forma de chiste) de comerse a quien sea quien lo está persiguiendo, ambos personajes se ríen antes de comenzar a comer como si fueran los mejores amigos de la vida.

Mason Verger, por otro lado, parece comenzar a realizar su acto de venganza contra Hannibal, pues se dirige hacia Will Graham, y aunque no se escucha lo que le dice, por lo que ocurre después suponemos lo cita en su matadero para finalizar con la vida de Lecter. Al terminar esta escena, Carlo y su ayudante se dirigen a secuestrar a Hannibal, y aunque este da una buena pelea, (asesina a Mateo el acompañante de Carlo) terminan llevándoselo. Gracias a que veo muchas series de asesinos entendí porque se murió tan rápido Mateo e inmediatamente lo relacioné con Trinity, uno de los antagonistas de Dexter en la serie del mismo nombre, pues éste asesinaba a sus víctimas cortándole en la misma parte que Hannibal cortó a este hombre, lo cual además enfatiza los amplios conocimientos medicinales de Lecter.

Pero ni hacer que un hombre se desangrara, evitó que Lecter terminara colgado en el matadero de Mason, donde a pesar de la terrible situación en la que se encuentra nunca muestra emoción alguna de miedo en su cara, incluso aprovecha para insultar a Carlo y a su amigo fallecido, asegurándole que seguro se hizo del baño encima al morir.

Carlo al escuchar esto estaba dispuesto a matarlo, sin embargo Mason interviene para evitarlo, pues como el sádico que es obviamente prefiere verlo vivo mientras es comido por los cerdos, que una muerta rápida sin chiste. Hablando mal italiano explica a Will (que también se encuentra ahí) y Carlo que necesitan incitar a los cerdos con un poco de sangre por lo que necesitarán cortar la garganta al doctor.

Mason entonces le cede el honor a Will, lo cual fue el peor error que pudo haber cometido pues este termina liberando a su amigo, lo cual tendrá terribles consecuencias sobre Mason y Carlo, pues no hay nada peor que un psiquiatra caníbal enojado, las ideas que se le ocurren en esos momentos son tan maravillosas como aterradoras.

Will queda inconsciente pues es atacado por Carlo en cuanto libera a Hannibal. En cuanto despierta descubre un entorno lleno de sangre. Al presionar el botón para ver quien había terminado siendo comido por los cerdos, descubrimos que Lecter decidió alimentar a los cerdos con el cuerpo de Carlo, sin embargo, para Mason tenía planes dignos de la sádica mente del amante de cerdos.

En el hogar de Will, Hannibal ha secuestrado a Mason para cometer su merecida venganza, donde este pagará por todas sus insolencias. Al drogarlo con una extraña mezcla de drogas psicodélicas, Mason se embarca en un frenético viaje de visuales, que le dan la actitud del drogadicto más divertido que he visto en televisión o cine.

Mientras Mason se encuentra extremadamente emocionado viendo cerdos imaginarios y luces extremas, Hannibal le muestra la navaja que momentos atrás Mason mismo presumió como un regalo de su padre, y lo induce a explicar las formas en que su padre probaba cuanta grasa tenían los cerdos, pero en el mismo, a lo cual él responde con una enorme carcajada.

Will lega a su hogar y descubre a Winston afuera, quien hasta parecierda querer informarle lo que Mason hace adentro. Al entrar, Will descubre a Mason ensangrentado con la cara deshecha, alimentando a sus perros con la carne de su propio rostro.

Mientras Will y Hannibal deciden si matar a Mason o dejarlo con vida, este grita que tiene hambre, a lo cual Hannibal le responde que si tiene hambre se coma su propia nariz, acción que él realiza muy obediente, exclamando después de un eructo “I´M FULL OF MYSELF”.

Cuando Will se niega a matarlo y le dice a Lecter que como es su paciente, el debe saber que es lo mejor para él, Hannibal le rompe el cuello dejándolo inconsciente. En su hogar Mason Verger se encuentra tal y como lo conocimos en la película de Hannibal dirigida por Ridley Scott, solo que con unos ligeros cambios que le dan un toque de originalidad tenebroso a este nuevo Mason.

En lugar de optar por mostrar el rostro desfigurado de Mason, Bryan Fuller eligió algo más estilo David Lynch, rodeando el rostro de Mason con muchos aparatos que sostienen una máscara que intenta aparentar un rostro sin las grotescas marcas. Una de las mejores elecciones del show, que junto con la nueva versión máscara anti-mordedura-canibal, modernizan de una forma maravillosa la historia de Hannibal.

Jack Crawford visita al ahora paralítico y destrozado Mason para entrevistarlo sobre lo que realmente ocurrió, Mason sin embargo solo miente y asegura que lo que ocurrió fue resultado de un accidente con los cerdos. En cuanto se va Jack Crawford, aparece Magot siendo toda una badass hermosa, y cuando su hermano le pregunta qué que es lo que quiere, ella le responde que solamente busca cuidar de él al igual que él lo hizo con ella.

Gracias a que conocemos la historia completa de este simpático personaje, sabemos que este no es el final de su demencia, al contrario, este trágico final solo lo embarcará en otro viaje motivado por venganza, algo que se hace muy obvio cuando le asegura a Jack que la terapia de Hannibal le sirvió tanto que solo espera regresarle el favor algún día.

Finalmente, en su estudio, Hannibal se encuentra dibujando a Aquiles lamentando la muerte de Patroclo, relación que aparentemente él compara con la que tienen él y Will Graham. Después de estar comparando su amistad con las grandes tragedias griegas, Will le dice a Hannibal que lo que hace no es sostenible, y que eventualmente serán atrapados. Por lo que pide a su maestro, se revele ante Jack, lo cual, conociendo el fuerte instinto de sobrevivencia de Lecter significa que este buscara ponerlo literalmente en su mesa.

Esta sugerencia de Will me hace dudar aún más de que lado está realmente y aunque por la manera en que finalmente terminan los hechos esta debería ser clara, me parece que Will está disfrutando tanto de este peligroso juego como el mismo Hannibal Lecter. La próxima entrega será la última de esta temporada y definitivamente estamos ansiosos, pues todos en el elenco han prometido un verdadero baño de sangre.

 

Highlights del episodio:

  • La visualización de Will alimentando a los cerdos con Hannibal.
  • Mason Verger provocando a Hannibal con su “rudeza”.
  • LA CARA DE HANNIBAL CUANDO MASON CLAVA EL CUCHILLO EN SU SILLÓN.
  • La reaparición de la enigmática, misteriosa y siempre hermosa Bedelia Du Marier.
  • Las frenéticas alucinaciones de Mason cuando es drogado por Hannibal.
  • Mason alimentando a los perros de Will con su cara y nunca perdiendo su carisma y sentido del humor.
  • La máscara que cubre las cicatrices de Mason.
  • Margot siendo toda una badass amenazando a su hermano.

Mejores frases:

  • Hannibal. Whenever feasible, one should always try to eat the rude.
  • Will: Mason Verger is a pig and he deserves to be somebody’s bacon.
  • Hannibal: Don’t let empathy confuse what you want with what Lecter wants.
  • Bedelia du Maurier: Some psychiatrist are so hungry for insight that they will try to manufacture it.
  • Mason Verger: Those little piggies are gona go EEEEHH EHHH EHH all the way home.
  • Mason Verger: You’re an odd psychiatrist, we could’ve funny times together.
  • Mason Verger (después de comerse su nariz): I’M FULL OF MYSELF.
  • Mason Verger: I’ll always be grateful for how he’s helped me, I only hope that I may repay him one day.

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s