Boardwalk Empire Recap (5.04): “Cuanto”

el

Llega el cuarto episodio y con él la mitad de la última temporada de Boardwalk Empire gracias a la extrema reducción de capítulos en esta ocasión. Al igual que ocurrió con The Good Listener, Cuanto retoma el ritmo entregando un capítulo lleno de grandes actuaciones, momentos violentos, tiernos, muertes inesperadas y todo a la good old fashion way que nos tenía acostumbrados esta serie y que en un principio nos hizo enamorarnos de ella.

Al darme cuenta que los flashbacks de Nucky sí serán una constante en la temporada y un complemento de uno o dos episodios he decido aceptarlos un poco menos renuente. Cada nueva entrega, conocemos un poco más sobre las raíces podridas que llevaron a Thompson a convertirse en el peligroso criminal que se adueño de Atlantic City.

En “Cuanto” el flashback se vuelve un poco más importante, pues creo yo nos muestra como Nucky pierde por primera vez su inocencia al hacer un trato con el trabajador del Commodore para arrestar a su propio padre y así obtener la buena vida de la que era testigo diario y que estaba tan alejada de la miseria en la que vivía a lado de su padre abusivo, su hermana muerta y su madre sumisa.

Las secuencias de los recuerdos muestran algunas de las escenas más conmovedoras que se han visto en la serie. Eli y Nucky tirados en el pasto después de pelear, momentos después, a la orilla del mar, mientras Nucky reflexiona sobre sus próximas decisiones y sobre todo la complicidad de los hermanos cuando se adentran en el hotel para poder disfrutar de los grandes lujos que ellos no se podían dar, como utilizar un retrete que no sea una letrina, nos dan a conocer un Nucky y un Eli completamente diferentes a los que conocemos ahora.

En el presente las cosas se ponen cada vez más difíciles para Nucky, pues, a la visita de Margaret que no significa nada bueno para él, se le une la de Joe Kennedy, quien además de flirtear con la aún esposa de Thompson de una forma muy grosera, se niega a hacer negocios con Nucky ya que el “Ron y el Whiskey no se llevan”.

Al finalizar la reunión es momento de que Margaret y Nucky hablen de sus asuntos. Como era de esperarse, la razón de la visita de su esposa no trae buenas noticias. Margaret pone al tanto a Nucky de los negocios que ella llegó a hacer con Rothstein, sintiéndose muy insultada de repente cuando Nucky piensa que había algo más que negocios.

Margaret le explica que se encuentran ambos en un grave aprieto pues su jefe, que se suicidó en el primer episodio, había estado robando el dinero de la cuenta de Rothstein y ahora la viuda quiere ese dinero a como dé lugar, por lo cual la ha amenazado con demandarla si no consigue la exacta cantidad que se encontraba en esa cuenta, arrastrando a Nucky obviamente en esa demanda.

Para encontrar una solución al problema, obviamente Nucky siendo ya un viejo lobo al que difícilmente le cambiarán sus hábitos, invita a Margaret a cenar y a beber un poco de vino. Es muy divertido observar como Margaret siendo probablemente quien mejor le conoce, logra evadir todos los encantos de Nucky y estando borracha no deja de llamarlo bastardo y de callarlo.

Después de tener una pequeña riña de ebrios que se recuerdan sus viejos errores, finalmente deciden cerrar el trato y permitir que Nucky resuelva el problema a su manera, pues consideran que una vez que la viuda de Rothstein se de cuenta de lo fácil que es conseguir dinero no dejará de pedirlo.

Margaret tiene miedo de que esa solución sea asesinar a la solitaria mujer, aún así brinda con Nucky quien finaliza con un muy peligroso “Partners in Crime”. Al salir del restaurant se dirigen hacia el negocio de Nucky en el muelle, donde la riña se convierte en una especie de amargo adiós.

Nucky le recuerda a Margaret que en un principio se acercó a ella porque la vio perdida, tan perdida como ahora y creyó que al salvarla tal vez él dejaría de ser un “hombre malo”. Margaret le confiesa que ella pensó al conocerlo y ver que vivía solo en todo un piso del hotel, que tal vez ella podría aliviar un poco esa soledad, “tal vez algunas cosas no cambian” asegura Nucky frase que es seguida por un apasionado y ebrio beso de Margaret.

Al hacer esto Nucky se aleja de ella y la manda a quedarse a un hotel (para sorpresa de ella) aunque ella no entiende que pasa, nosotros sí, pues cabe recordar que una mujer fuerte y decidida le espera en La Habana, aunque desgraciadamente y como averiguaremos más adelante, no por mucho tiempo.

Por otro lado Al Capone y sus secuaces siguen reinando el mundo del crimen con puño de simio borracho. Sus caprichos de rockstar drogado, así como su actitud frenética y violenta, hacen que sus trabajadores le laman las botas riéndose de todos sus chistes y aplaudiendo vigorosamente con los documentales que se están grabando sobre su vida.

Luciano continua con su plan de derribar a todos los viejos y establecer un nuevo orden. Para hacer esto obviamente tiene que encontrarse con Capone, con quien no muestra demasiada paciencia sin embargo lo incluye en su plan, por ser italiano. La reunión de negocios se ve interrumpida cuando Nelson Van Alden se atraviesa por la escena y es reconocido por Luciano.

Charlie lo reconoce y le asegura a Capone que es o fue un Federal, pues como recordaremos alguna vez Luciano fue arrestado por Van Alden cuando el era un policía fuera de control y dispuesto a todo por acabar con la venta ilícita de alcohol.

Capone lleva al centro a Van Alden y se muestra dispuesto a matarlo frente a todos poniéndole una pistola en la boca. Sin embargo decide darle 10 segundos para hablar en los que Van Alden, conociendo ya perfectamente a Capone y siendo un inteligente ex federal, utiliza lo que sabe a su favor y voltea el juego alabando la personalidad de Capone y criticando la falta de respeto de Luciano con su “horrible oferta”.

Esto hace que el gangster más conocido de Estados Unidos cambie de opinión y decida perdonarle la vida, pues como le que confiesa a Luciano “él gobierna con amor”, que clase de amor te hace meterle pistolas en la boca a la gente no lo sé, pero al menos Van Alden quedó con vida.

Los incidentes ocurridos desatan dos acontecimientos muy importantes que seguramente tendrán repercusiones importantes en el resto del show. En primer lugar, Capone muestra que realmente está de lado de Nucky y le llama cuando escucha el plan de Luciano y descubre que este incluye sacarlo de la jugada.

Por otro lado, descubrimos que uno de los trabajadores de Capone es un agente encubierto y al presenciar el acontecimiento con Van Alden descubre su verdadera identidad. ¿A dónde nos llevará esta nueva relación? Es algo que me causa muchísima curiosidad.

Mientras tanto en La Habana, Sally continúa intentando hacer negocios en una Cuba donde está a punto de estallar la revolución. Esto provoca que la mayoría huya, incluso su compañero de negocios el dueño del Ron Bacardi.

Esto comienza a preocupar a Sally por lo que decide ir a ver que está ocurriendo en los plantíos de caña donde prácticamente nace su negocio. Al intentar pasar, es detenida por un grupo de soldados que le informan que hay toque de queda.

Sally nunca cede y se muestra altanera, agresiva y cínica. “¿Cuánto?” pregunta Sally al general, insinuando de más que intentaba corromperlo para que la dejara pasar. Esto molesta demasiado al hombre por lo que la baja del carro para inspeccionarla. Al revisarla, descubre que tiene guardada una pistola, lo cual la pone más en aprietos, pero ella continúa sin mostrar una gota de miedo ante tantos hombres armados, incluso se da el lujo de invitarlos a todos a su bar para tomar una copa y atenderlos muy bien.

Sally pelea hasta el final, incluso logra robar una pistola, esto desgraciadamente no es suficiente y uno de los hombres le dispara, poniéndole fin inesperadamente a la que probablemente fue la mujer más fuerte e indendiente de todo Boardwalk Empire.

Mejores Momentos:

  • Las escenas compartidas entre Margaret y Nucky fueron maravillosas, cambiaron de sentimiento varias veces y lograron sacar unas de las mejores interpretaciones de ambos actores.
  • El flashback estuvo grabado de una manera bella y nostálgica, los planos con los dos niños tenían un aire de melancolía fascinante.
  • La sonrisa de Nucky diabólica del niño Nucky cuando hace trato con el Commodore.
  • Al Capone y sus viajes eternos de energía y cocaína.
  • Podría ver tres horas seguidas de Luciano fumando solamente.
  • Que inesperado pero buen final para el personaje de Patricia Arquette.

boardwalk4

Peores Momentos:

  • Es muy triste ver a Van Alden rebajarse tanto cuando lo conocimos como un personaje tan fuera de control, sin embargo el viaje que ha tenido y sus transformaciones han sido las más épicas del cast entero.

Mejores Frases:

  • Nucky: Some things never change.
  • General (a Sally): You are what’s wrong with Cuba.
  • Joe Kennedy: Ron and whiskey don’t get along.
  • Commodore: Did you do something wrong?  No? Then don’t walk into a room like a question mark.
  • Nucky: We’ve had all the fights were going to have.

 Texto por @SantiagoMejia__

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s