Boardwalk Empire Recap (5.05): “King of Norway”

King of Norway marca ya más de la mitad de las últimas aventuras y desventuras del rey de Atlantic City Enoch Thompson. El episodio continúa con ese feeling lento y mucho menos espontáneo del que pudimos vivir en las temporadas pasadas de esta maravillosa serie que capítulo tras capítulo nos dejaba al borde del asiento.

Sin embargo, en esta ocasión sucedieron varias revelaciones importantes que seguramente desencadenaran en sangrientos eventos. Además, el plus del actor que interpreta a Nucky en su adolescencia es la viva imagen de Steve Buscemi en su juventud.

Para empezar, King of Norway, nos lleva una vez más al pasado, en una escena que por un momento me hizo pensar que Richard Harrow estaba vivo, por desgracia no fue así. Mi momentánea confusión se debe a que en la costa de Atlantic City una señora con aparentes problemas mentales acude al ahora Deputy Nucky Thompson para quejarse sobre un cuerpo agonizante que está debajo del muelle.

El cadáver resulta ser solamente un pobre cerdo que por azares del destino habrá terminado pasando sus últimos días a la orilla del mar. Posteriormente el flashblack nos mostrará lo que probablemente fue su primera relación sentimental.

A lo largo del flashblack Thompson intentará convencer al padre de Mabel (su novia) de que es la mejor opción para ella. El padre parece ver más allá de la simpatía de Nucky y le asegura que ni él mismo sabe quién es, un conflicto con el que al parecer Nucky se enfrentará toda la vida.

Para lograr realmente convencer al padre de lo que es capaz, Nucky pide a su jefe un ascenso de trabajo, rogándole que le permita hacer los “trabajos secretos” que él hace para el commodore. Aunque por el momento no se deja en claro que pasará, por la personalidad en el presente de Nucky, podemos intuir que efectivamente se encargó de muchos asuntos oscuros y sangrientos en su juventud.

Ya en el presente Al Capone, fiel a su personaje, se encuentra esforzándose por hacer del baño mientras al mismo tiempo se preocupa por una próxima demanda que se le hará por evasión de impuestos.

El agente encubierto, que ya está muy próximo a contactar a Van Alden, descubre muchas cosas que le serán de provecho. En primer lugar, que Capone planea mover su operación a Cicero, en segundo, que el contador que lleva las finanzas del criminal tiene un terrible miedo a las cucarachas y, finalmente, que el enemigo público número uno se tomará algunas noches para salir a pasear con algunos actores que llevarán a la pantalla grande su agitada vida.

Todo esto formará parte del plan perfecto que hará caer finalmente a Capone, quien además se encuentra molesto porque avisó a Nucky del plan de Luciano para derrotarlo y él solo respondió citando a Mark Twain: “History doesn’t repeat itself, but it does rhyme”, algo que por supuesto él no entendió.

Por otro lado, Nucky, quien aún ignora que su salvaje amante Sally ha muerto, recibe la inesperada visita de su viejo amigo Chalky White, completamente cambiado, en todos los aspectos, recordando más a su imponente aspecto cuando a lado de Nucky gobernaba parte de Atlantic City.

Chalky se muestra bastante resentido y, al igual que han hecho muchas de las personas que intentan negociar con Nucky, rápidamente evade los clásicos trucos de Nucky para hipnotizar a sus “clientes”, rechazando un trago de alcohol e interrumpiendo todos los intentos de Nucky por suavizar la visita.

Inmediatamente Nucky sabe lo que White quiere, y le asegura que lamenta mucho que haya pasado tiempo en prisión y que hará lo que sea por ayudarlo, pero que no sabe dónde se encuentra Narcisse. Chalky acepta quedarse tranquilo cuando Nucky “como amigos” le ofrece dinero y quedarse en su hogar temporalmente.

De nuevo unas imágenes confusas y el sonido de un disco nos llevan a la aún más confundida y ebria mente de Eli, quien mientras sufre de una terrible resaca, es visitado por su esposa, que por novena vez se encuentra embarazada, y muy embarazada pues ya tiene poco más de siete meses.

Eli se muestra sorprendido pero emocionado, pues considera que este nuevo bebé es su oportunidad para empezar de nuevo y cambiar su vida. Algo que se nota inmediatamente en su personalidad pues se le ve más preocupado por su aspecto y sobre todo por su futuro.

Por desgracia, ambos se dirigen a una cena organizada por la ahora perversa, fría y malhumorada esposa de Van Alden. La escena es una hermosa y cómica interacción de insultos entre Van Alden y su esposa, lo cual pone muy incomodo al, por el momento, feliz matrimonio.

Eli, después de portarse amablemente y ofrecerse a levantar la mesa, se da cuenta quien era la mujer protagonista de sus eróticas y confusas fantasías. La esposa de Van Alden comienza a armar una escena confesando frente a todos que en esa cocina y en esa silla Eli y ella tuvieron sexo una y otra vez.

Esto destruye la única aparente luz de felicidad que se veía venir en el show que hasta ahora parece esconder solamente oscuros futuros para todos sus personajes. El drama familiar es interrumpido por la aparición del agente encubierto del FBI quien revela su verdadera identidad a los integrantes de la casa y además, descubre a Van Alden.

Dentro de las oficinas del FBI, el agente cuenta a Van Alden y Eli su plan para por fin capturar al imparable Al Capone. Lo único que necesitan hacer estos dos, es conseguir los libros con las cuentas del criminal número uno de América para comprobar que ha estado evadiendo impuestos, aunque por un momento estos se muestran renuentes ya que según lo que ellos han visto esos libros están escritos en código, se convencen cuando el agente les muestra al contador de Al Capone secuestrado y lleno de cucarachas.

El toque final para convencer a estos dos de participar (que en realidad no tienen otra opción) llega cuando el agente les recuerda que en algún momento ambos llevaron placas, y que esta sería una buena razón para hacerles honor a sus ahora desaparecidos puestos.

Terminando por el momento con la historia de Eli y Van Alden, pasamos a Gillian quien aún continúa pasando sus días en el manicomio que hace ver a Briarcliff como la versión para niños de la locura. Mientras ella fuma un cigarro, señoras se pegan en la pared, ladran como perros, corren gritando desesperadas, hablan sin sentido, etc. etc.

Una de las pacientes corre a Gillian para advertirle que se cuide y que “proteja su peluche”, una frase sin aparente sentido y que se torna más perturbadora cuando los enfermeros se la llevan solo para regresarla con una terrible herida en el estomago.

Esto lleva a Gillian a hacer una cita con el doctor para asegurarle que está curada, pues obviamente teme por su seguridad dentro de ese lugar. El doctor se niega a creer esto pues considera que la locura como la malaria, puede volver a aparecer u así como mató una vez lo puede volver a hacer.

Será interesante saber cuál será el nuevo movimiento de Gillian para salir de ahí, ya que está claro que de una manera u otra sus días dentro de esa institución mental están contados. Por otro lado, finalmente Nucky tiene su esperada reunión con Maranzano y Torrio para aclarar que es lo que realmente está ocurriendo.

Torrio nunca aparece y Maranzano se muestra muy confiado, como si nada fuera pasar. Su tranquilidad es interrumpida cuando una camioneta llena de gangsters destroza completamente el lugar donde se encontraban. Gracias al guardaespaldas cubano de Nucky este, como siempre, logra salvarse de la lluvia de balas.

Sorprendentemente Torrio no se había retirado, al contrario, formaba parte del plan para eliminar a Nucky del mapa. Nos damos cuenta de esto cuando lo encontramos reunido con Luciano y Lansky quienes le están contando lo que ocurrió, ambos piensan que Nucky está muerto.

El rumor inmediatamente es desechado cuando Nucky llama Torrio, solamente para decirle que “no descansará hasta verlos en sus tumbas”. La cereza del pastel a la ira de Nucky llega cuando, mientras habla con el señor del Bacardi, este le cuenta lo ocurrido con Sally, una serie de eventos desafortunados que seguramente desencadenaran en al menos un trágico intento de venganza.

Finalmente Chalky ha decidido hacer su propia búsqueda y acude al burdel de Narcisse para terminar lo que debió hacer hace muchos años. Desgraciadamente en lugar de encontrar a su nemesis, White no solo descubre al amor de su vida Daughter Maitland, sino además a una pequeña niña que podría ser ¿su hija?

Highlights del episodio:

  • Aunque no me encantó como se desarrolló el flashblack, el actor joven se debe llevar aplausos por interpretar tan bien las manías de Nucky así como por ser el vivo retrato de Steve Buscemi en su juventud.
  • Todas las escenas de Gillian (aunque pocas son fascinantes) el manicomio es realmente escalofriante y se puede sentir la ansiedad de Gillian por salir de ahí.
  • Las borrosas escenas de sexo entre Eli y la esposa de Van Alden.
  • Toda la secuencia de la cena en casa de Van Alden fue un maravilloso momento de drama telenovero a la Boardwalk Empire.
  • Al Capone en el baño dando ordenes a sus súbditos.

Mejores Frases:

  • Nucky (citando a Mark Twain): History doesn’t repeat itself but it does rhyme.
  • Esposa de Van Alden (siendo una esposa desesperada): We fucked and fucked and fucked.
  • Doctor de Gillian: Where does insanity goes?
  • Maranzano: When one sits in the throne, that is to be expected.

Texto por @SantiagoMejia__

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s