Glee Recap (6.01 & 6.02): “Loser Like Me” “Homecoming”

Muchos meses han pasado desde la última vez que vimos Glee y, por mas que lo odie y me queje tanto de él, debo admitir que sí lo extrañaba y me da gusto volver a ver a los personajes que quiero tanto. Solo que, esta vez, Glee llega para despedirse. Con solo 13 episodios, la sexta temporada será la última y parece que nos ofrecerá una gran montaña rusa de emociones.

Los dos primeros episodios sirvieron como una introducción de lo que ha pasado en los últimos meses después del final de la quinta y lo que sucederá durante la sexta.

Abrimos con Rachel (quien, como recordaremos abandonó su lifetime dream de estar en Broadway para tener su propia serie en Los Angeles) en su trailer, su productor llega a decirle que That’s so Rachel es un enorme fracaso, al grado de que lograron ofender a todos los grupos de interés del país. Que curioso que también Glee ha logrado eso.

Ante este terrible suceso, Rachel decide recluirse un tiempo del mundo exterior y después regresar a Lima pero, ahí las cosas no son mejores, pues la reciben con la noticia de que sus papás se están divorciando y van a vender su casa.

Entonces busca a Blaine para que le de un poco de consuelo, pero él tampoco está en el mejor lugar porque terminó con Kurt, lo sacaron de NYADA y ahora está de regreso en Dalton trabajando como coach de los Warblers. ¿Desde cuando los Warblers tienen coach?

En McKinley, Sue ha creado un nuevo reino del terror basado en una dieta de kale y soltar perros que persigan a los alumnos. Se encargó de destruir cualquier rastro de artes en la preparatoria e incluso hizo que todos los miembros restantes de New New Directions fueran transferidos a otra escuela.

Por su parte, Kurt va a empezar su tercer año en NYADA, en el que tiene que salir de NY y empezar algún proyecto o internship, el cual hará en el asilo donde presentó Peter Pan. También ha decidido empezar a salir de nuevo, pero es claro que aún no ha superado totalmente a Blaine.

Hablando de él, Blaine ha decidido llevar a Rachel a un ensayo de los Warblers para que le de unos consejos, pero en realidad solo es un pretexto para ver a Blaine en su blazer de nuevo.

Otro que está de regreso en Lima es Sam, quien ahora trabaja como asistente de Beiste. Es ahí cuando conocemos a uno de los nuevos personajes, Spencer, un “post-modern gay” que está tan seguro de su sexualidad que cree que tiene derecho de ser un imbécil.

Rachel va a ver a Sue para pedirle que vuelva a instaurar las artes en McKinley, pero la directora le dice que ella era lo mejor que las artes ofrecían y fracasó, lo cual demuestra que no pueden ofrecer mucho.

Kurt está esperando su nueva cita cuando tiene un flashback de la noche en la que terminó con Blaine. Habían llegado a ese punto de la relación en la que cualquier cosa que hace te parece molesta. Así que decidió mejor terminarlo antes de que llegaran a odiarse. Su cita llega pero Kurt decide mejor irse.

Ahora nos enteramos qué ha sido de la vida de Schuester como coach de Vocal Adrenaline, mientras lo vemos hablando con su hermoso bebé Daniel. De ahí pasamos a un ensayo en Carmel High, Vocal Adrenaline son tan buenos como siempre pero ninguno de ellos está interesado en ser amigo de Will, lo cual le rompe el corazón. Pero, para buena fortuna de Shchue, Rachel está ahí y él puede dar una de sus malas pep talks para no perder la práctica.

Como siempre los hombres de Glee tienen las peores ideas, Will, LeRoy, Blaine y Sam obligan a Rachel a ver That’s So Rachel para que vea que no es tan malo como cree. Pero sí lo es, es peor que la fantasía de Friends de Tina y el horrible sketch del final de temporada juntos. Así que mejor deciden quitarlo y le dicen que no debe dejar que un fracaso la defina.

Esto inspira a Rachel a ir a ver al supervisor Harris para pedirle que autorice la creación de un nuevo glee club en McKinley, incluso ofrece de su propio dinero para fondearlo. Harris acepta, con la condición de que Rachel se haga cargo de él.

Al regresar a su casa, Rachel se encuentra con un deprimido Kurt, quien se ha dado cuenta que Blaine era el amor de su vida y quiere recuperarlo. Incluso está dispuesto a quedarse en Lima para arreglarlo.

Entonces, a Rachel se le ocurre la magnífica idea de que Kurt puede ayudarla a recuperar el glee club, pero se encuentran con una Sue muy enojada que los amenaza, como siempre, y les dice que los tratará tan mal que desearán estar muertos.

Kurt va a Scandals para verse con Blaine y decirle que quiere recuperarlo, pero su ex le tiene una sorpresa pues está saliendo con alguien más y ese alguien es Dave Karofsky. Kurt se muere un poco por dentro y se encierra a llorar al baño.

Al final, cerramos el episodio con Rachel deleitándonos con su interpretación de Let it go.

Highlights del episodio:

  • Aunque, obviamente, al principio tenía mis dudas sobre la storyline de Rachel esta temporada, me agrada que te demuestren que no todo es rainbows and roses cuando sales de la preparatoria o de la universidad. La vida real no es tan sencilla y a veces tienes que volver a donde saliste para descubrir a dónde quieres llegar. Y creo que, o al menos espero que, eso es lo que quieren demostrar con esta temporada.
  • Trataré de no opinar tanto sobre la relación de Blaine y Karofsky (Yogi y Boo Boo), porque aún no sabemos hasta dónde la van a llevar, pero en cierta parte entiendo que lo hayan hecho. Los dos sienten un afecto muy grande por Kurt, pero también los dos fueron lastimados por él. Ese amor/odio por Kurt es lo que los une (recordemos cuando Alice y Lara tienen una breve relación después de la muerte de Dana) y lo que, seguramente, los terminará separando.
  • Mejor canción: Let it Go
  • Peor canción: Suddenly Seymour

Mejores frases:

  • LeRoy Berry: They say you have to lose everything, before you can really find yourself.

El segundo episodio comienza con Blaine contándonos un poco sobre su vida post break up. Dice que, después de intentar varios cambios de look, lo que le ayudó a recuperarse fue la familiaridad y tradición de Dalton Academy. Justo en ese momento conocemos a otro nuevo personaje, Jane Heyward, quien mediante una serie de demandas logró ser la primer mujer en entrar a Dalton y ahora quiere ser parte de los Warblers.

En su primer día en McKinley, Rachel se encuentra con la decepción de que nadie se ha inscrito para las audiciones del glee club y con un slushee en su cara lanzado por Becky Jackson.

Por la tarde, Rachel, Sam y Kurt se reúnen en casa de Will para cenar y establecer reglas para una competencia amistosa, nada de espiar, robar personas o set lists y siempre apoyarse. Blaine llega para contarles el gran dilema que le presenta la solicitud de Jane y los demás le dicen que debe dejarla intentarlo y lograr un cambio en la historia.

Pero, los Warblers tienen otras opiniones en su junta. Esta escena fue tan idiota como ver a los que se oponen al matrimonio igualitario diciendo cosas como “después van a querer casarse con animales” y “destruyen la santidad del matrimonio”. Uno de los Warblers dice que el tener una mujer en el equipo crearía una enorme tensión sexual, aunque, como lo destaca Blaine, todos los Warblers son gays nivel Richard Simmons. Al final deciden que dejarán que Jane audicione y después van a decidir qué hacer.

Por su parte, Rachel y Kurt también están teniendo una discusión sobre el papel de éste en el glee club. Ya saben, una de sus típicas diva fights. Kurt le dice que quizá antes de empezar a discutir eso deban preocuparse mas por reclutar miembros, deben recordarle a los alumnos que las artes existen. En ese momento, Rachel escucha una melodiosa voz a través de los ductos de aire, la sigue por toda la escuela pero nunca logra encontrarla.

Como siempre que discuten, Kurt hace las paces con Rachel, pero ella le dice que tenía razón, así que llamó a la caballería pesada para que los ayuden a reclutar alumnos. Todos los originales (menos Mike, ¿dónde está Mike?) están ahí y Sam aprovecha para preguntarle a Mercedes si aún es virgen. Ugh, Sam, solo llevamos una hora y ya estoy harta de ti.

Después de un número grupal en la cafetería, conocemos a nuestro tercer personaje nuevo, Roderick, un senior recién llegado a McKinley que se refugia en la música para no escuchar los insultos y las bromas. Rachel lo ve parado enfrente de la hoja de audiciones, lo aborda salvajemente y termina asustándolo.

Mientras tanto en Dalton, Blaine le informa a Jane sobre la decisión que tomaron los Warblers sobre dejarla audicionar. Jane, obviamente, le dice que le parece ridículo y sexista, pero Blaine, después de contarle la historia de los Warblers, le dice que los cambios siempre dan miedo aun cuando no sean tan significantes. Entonces la lleva con Rachel para que la ayude a prepararse para su audición.

Por su parte, Kurt está tratando de charm his way con el post-gay para que se una a ellos. Pero Spencer no está interesado, le dice que las cosas han cambiado en McKinley y no le debe nada al glee club, el que sea gay no significa que deban gustarle las mismas cosas.

Puck, Quinn, Mercedes, Tina y Sam llegan a una junta del Party Patriot Club, ahora el club más popular de McKinley, pero tampoco tienen éxito convenciendo a los cristianos. Y menos cuando empiezan con sus comentarios anti-Obama, anti-gays y Mercedes tiene que darles una dosis de hell to the no.

A pesar de haber tenido una hermosa audición, Blaine le dice a Jane que los Warblers no quisieron aceptarla, pero que él va a amenazar con dejar su puesto si no la aceptan. Blaine, ni siquiera eres un maestro real, a nadie le importa tu “trabajo”.

A continuación nos presentan las tres razones principales por las cuales seguimos viendo Glee, the Unholy Fucking Trinity. Quinn, Santana y Brittany, en sus mejores outfits de cheerios, se mueven en perfecta y sensual sincronía para llamar la atención de las porristas y los jugadores. Pero, al finalizar su performance se encuentran con una cara familiar, Kitty, quien les dice que jamás regresaría al glee club después de como la trataron, especialmente Artie.

Todos los New Directions están en el choir room compartiendo sus historias de fracaso cuando vuelven a escuchar la melodiosa voz de los ductos y esta vez logran localizar al responsable, es Roderick. Le piden que se una a ellos, pero él les dice que no quiere porque seguro eso le traerá mas burlas de las que ya tiene, incluso Sue se refiere a él como “white Precious”. Pero Rachel le dice que el glee club es un lugar al que pertenecen los inadaptados y ahí nadie se burlará de él.

Sue, quien ahora se encuentra en una dieta de aceite de motor y guano de murciélago, está desahogando en su diario sus sentimientos sobre el regreso del glee club, su Moby Dick. Así que se le ocurre el mismo plan de siempre, pedirle a alguien que se meta al club para destruirlo desde dentro. Esta vez el elegido es Spencer, quien realmente no está interesado en caerle bien a nadie, ni siquiera a Sue.

Después de una gran audición de Roderick, el glee club está listo para tener su primer junta oficial. Pero antes, a wild Warbler appeared! gritándole a Rachel que traicionó el pacto de competencia amistosa al robarse a Jane. Rachel le dice que ella fue quien decidió irse a McKinley al ver que en los Warblers no la querían. Kurt trata de calmar a su ex, pero él le dice que seguro todo fue un plan suyo para vengarse de él por salir con Karofsky. Now there’s the Blaine Assderson we’ve known for three seasons.

New New New Directions tiene su primer reunión oficial con sus nuevos miembros, Roderick, Jane y los gemelos Mason y Madison, unos cheerios que tienen una relación un poco extraña. Para cerrar el episodio, nuevos y originales se reúnen para cantar al rededor de la bonfire. Grab a tissue gleeks, we’re all home.

Highlights del episodio:

  • Su participación fue breve, pero siempre es muy divertido ver a Becky Jackson de vuelta.
  • Aunque su papel de asshole es un poco cansado, me gusta que Glee trate de romper el estereotipo de gay que siempre vemos en la televisión con Spencer.
  • Definitivamente the unholy trinity y Brittana fueron los mayores highlights del episodio.
  • Mejor canción: Problem

Peores momentos:

  • Blaine y Sam, I’m so over you already.
  • Peor canción: tendría que decir Take on Me, nunca he sido fan de esa canción, aunque me gustó lo que hicieron con el video.

Mejores frases:

  • Jane Heyward: Let me get this straight, I have to go in there and perform for the Warblers just to make sure I’m good enough to warrant them taking a closer look at their already sexist and discriminatory admission policies?
  • Sam: And, you know what? Quinn once had sex with a latina lesbian.
  • Brittany: I know your name, it’s Quinn.
    Quinn: I’m Quinn.
    Brittany: Liar.
  • Kitty: Let’s go, ladies. We have to explain these two again why Flowers in the Attic is not a love story to aspire to.

Próximo episodio:

Santana le propone matrimonio a Brittany. IT’S HAPPENING. IT’S FUCKING HAPPENING.

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s