One Big Happy Recap (1.02 & 1.03): “Out of the Closet” “Crushing It”

Lizzy comienza un nuevo día descubriendo que las cosas de Prudence por fin llegaron de Inglaterra y están ocupando todo el espacio de la sala del departamento. Prudence sugiere que hagan limpieza del armario del pasillo para que pueda meter ahí sus cosas, pero Luke le dice que no es buena idea porque ahí es donde Lizzy guarda las cosas de Erica, su ex novia. La pareja le dice a Lizzy que tiene que superarla, pues ya han pasado tres años desde que terminaron, pero ella les dice que no es fácil porque de verdad la amaba. Así que Prudence se ofrece a ayudarla en su proceso de superación.

Mientras limpian el closet, Prudence le enseña a Luke algo que encontró entre sus cajas, unas marionetas horribles con las que hacía shows para niños. Una vez que se va, Luke le dice a Lizzy que no hay nada que lo asuste mas que las marionetas, pero no le dirá a su esposa porque no quiere sonar estúpido. Prudence le dice a Lizzy que tiene que regresarle sus cosas a su ex, para así poder superarla. Luke sabe que esto no es un buen plan porque Erica es su criptonita. Pero Prudence tiene un plan, deben verse en una locación neutral y decirle que no hay lugar para ella en su closet ni en su vida.

Lizzy decide seguir el plan y ver a Erica en una locación neutral, que en realidad resulta ser el lugar donde se dijeron te amo por primera vez. Aún así, Lizzy está determinada a decirle todo, pero Erica empieza a flirtear e incluso la invita a su departamento. Lizzy se niega, le dice que está en un momento de su vida con muchos cambios, le cuenta que está embarazada. Erica, en lugar de freakearse, le dice que está muy feliz por ella, porque sabe que es algo que ha querido desde hace tiempo. Todo parece haber salido bien, hasta que Erica besa a Lizzy antes de irse. Mientras esto sucede, a Luke le es imposible dormir porque Prudence colgó las marionetas arriba de la cama y siente que en cualquier momento van a bajar a matarlo.

OBH2

Al día siguiente, Luke regaña a Lizzy por lo sucedido y mas cuando se entera que la volverá a ver hoy. Lizzy le dice que no necesita su aprobación y sabe que Erica ha cambiado. Luke le dice que es su casa y no quiere que esa mujer esté ahí, Lizzy le responde que la casa es de los dos y no puede decidir quién está en su vida. Además, ellos fueron quienes la presionaron para hacer eso y él no puede decirle nada porque también evade sus problemas.

Pero Lizzy se da cuenta que Luke tenía razón cuando Erica la deja plantada y termina teniendo una cena romántica con Leisha y Roy. Sabe que debió escuchar a Luke pero es difícil estar sola. Entre todos ayudan a Lizzy a quemar las cosas, cuando aparece Erica. Luke trata de defenderla, pero Lizzy puede hacerlo sola, le dice a Erica que debió mantenerse alejada de ella porque no es una buena persona. Ella le dice que lo sabe y está en terapia para ser mejor por ella. Sabe que Lizzy hizo muchas cosas buenas por ella, lo más importante es que la amó cuando no lo merecía. Vio más allá de su obvia belleza interior y quiere que le de otra oportunidad. Por supuesto, el corazón de Lizzy se hace chiquito y está a punto de acceder, pero le dice que no, que ya siguió adelante con alguien mas y Prudence se ofrece como voluntaria para ser ese alguien mas. Por fin Erica se va y todos están orgullosos de Lizzy.

OBH2-1

Al final, Lizzy se esconde en el cuarto de Luke y empieza a hacer las voces de las marionetas asesinas. Luke no resiste mas y le dice a Prudence que no los quiere ahí porque le dan miedo, pero no le había dicho porque no quería sonar ridículo. Prudence le dice que le gusta que sea vulnerable y empiezan a tener sexy times con Lizzy aún en el cuarto. Ugh, straight people.

Mejores frases:

  • Prudence: Is that closet special? Is that the one you came out of?
  • Luke: Lesbians move in quick, but they get over each other real slow. (True story)
  • Lizzy: “Get over her”, thank you, that is the best advice I’ve heard since my dad told me “just be straight”.

El tercer episodio abre con Luke dándole una gran noticia a Lizzy (mientras ella se asquea de ver libros de bebés), le consiguió una cita con el Dr. Levine, el mejor ginecólogo de la ciudad, mejor conocido como “The fetus whisperer“. Luke y Lizzy celebran mientras Prudence trata de ser incluída, pero solo termina haciendo las cosas muy incómodas.

Después, nuestros tres protagonistas están en el gimnasio, en donde Lizzy ve a una chava que le gusta. Luke y Prudence le dan ánimos para que vaya a hablar con ella, pero Lizzy está muy dudosa pues no sabe si es gay, no cree que querría meterse en su situación complicada y además, está embarazada. Prudence le dice que si espera al momento adecuado para hablarle, probablemente estará esperando toda la vida, así que la obliga a ponerse junto a ella y hablarle. Lizzy y Kate empiezan a platicar y flirtear muy awkwardmente. Todo va bien hasta que Kate se cae de la caminadora y sale huyendo del gym.

Después del desastre, Lizzy invitó a Kate a jugar bolos y ella aceptó, pero aún no está segura si es gay o no, así que Luke, Prudence, Leisha, Roy y Marcus le ayudarán a descifrarlo. Kate llega y las preguntas extra personales empiezan, llegando a la conclusión de que sí es gay y sí está en una cita con Lizzy.

Al día siguiente, Luke y Lizzy están en su cita con el ginecólogo, cuando descubren que Kate resulta ser la enfermera. Las cosas se ponen súper awkward entre ellas, sobre todo cuando Lizzy tira su muestra de orina encima de Kate. Claro, mientras que Luke graba todo lo ocurrido para la posteridad. De vuelta en la casa, Prudence le dice que vea el lado positivo, si fueran perros, ahora Kate sería su territorio. Luke le dice que tiene que darle la oportunidad a Kate de que asimile toda la situación y seguro la aceptará, así como lo hizo Prudence, que no le importa que él vaya a tener una familia que no es suya. Bad choice of words.

Prudence le confiesa a Leisha que le molesta sentirse tan fuera de toda la situación, pero no quiere decirles nada porque sus raíces inglesas le dicen que siempre debe ser amable y feliz y no quejarse de nada. Leisha le dice que ahora es americana y como tal, tiene la obligación de quejarse todo el tiempo. Le dice que tiene que aprender a desatar su enojo para que las cosas funcionen bien con Luke.

Kate accedió ver a Lizzy otra vez pero solo para poder decirle en persona que no puede seguir saliendo con ella porque la situación es muy complicada. Lizzy le dice que no se preocupe por Luke y Prudence (quienes están peleando porque Prudence por fin dijo como se sentía), ya encontrarán la forma de solucionarlo. Pero a lo que Kate se refería es que no puede salir con Lizzy porque es paciente de su jefe y podrían despedirla.

Cerramos el episodio con Luke, Lizzy y Prudence en la oficina del Dr. Levine escuchando el latido del corazón del bebé y acordando que trabajaran para arreglar su situación. Esta escena me recordó mucho a la dinámica Carol-Ross-Susan antes de que naciera Ben. Buenos tiempos.

Highlights del episodio:

  • Pensé que me iba a fastidiar, pero amo bastante a Prudence. Sus intervenciones son de los momentos más divertidos de los episodios.

Mejores frases:

  • Prudence: Oh Lizzy, you fancy her! You ARE alive in there!
  • Lizzy: I’m Lizzy, it’s short for Lizabella… No it’s not. I don’t know why I said that.
  • Prudence: On the bright side, if you look at it from a dog’s point of view, she’s your territory now.

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s