Game of Thrones Gif Recap (5.10): “Mother’s Mercy”

Hemos llegado al temido final de temporada, y digo temido porque sabemos que en Game of Thrones nadie está a salvo y por nadie quiero decir NADIE.

La nieve se ha empezado a derretir en el campamento, pero Stannis aún no está muy convencido de que su sacrificio haya funcionado, ya que miles de sus hombres lo abandonaron (duh) y su esposa se suicidó (doble duh).

Efectivamente, su sacrificio no sirvió de nada y el ejército de los Bolton está a la vuelta de la esquina. Así que Melisandre sube a su caballo y le dice bye Felicia.

Pero la mala suerte de este Baratheon no termina ahí, pues después de luchar arduamente, se encuentra con nada más y nada menos que Brienne of Tarth, la siempre defensora de Renly, quien por fin podrá tener su venganza.

En Castle Black, Sam ha tomado una importante decisión, irá a The Citadel a estudiar para convertirse en un maestro y así poder volver al castillo a aconsejar a Jon Snow y ser de más utilidad. Y también para mantener a Gilly y a baby Sam a salvo de los cuervos salvajes.

Mientras que en Winterfell, Sansa aprovecha la distracción provocada por la guerra para tratar de escapar, pero es detenida por Myranda, la amante de Ramsay, quien amenaza con matarla.

Oh baby, that ship sailed long ago. Justo en el momento en el que creíamos que perderíamos a otro Stark, aparece Theon para salvar el día y empuja a Myranda. Pero no es tan fácil escapar de Winterfell, así que Theon y Sansa aplican la “you jump, I jump” y se avientan del castillo hacia la nieve.

Otra que por fin obtendrá su venganza es Arya, quien hace uso de sus nuevas habilidades para entrar al burdel con un nuevo rostro y por fin matar a Meryn Trant.

Pero matar a Meryn no fueron las instrucciones que Arya había recibido y Jaqen está más que enojado y decepcionado de Arya. Le dice que, como tomó una vida que no era la indicada, ahora tiene que reemplazarla por otra, así que toma un poco del agua envenenada y lo vemos desplomarse en el suelo. Pero como en la Casa de Blanco y Negro nada es claro, The Waif se transforma en Jaqen, pero Jaqen está tirado, pero luego empieza a cambiar de rostro y no entendemos bien qué está pasando. Lo único que sabemos es que Jaqen y The Waif hacen que Arya se quede ciega.

En Dorne, Jaime, Bronn y Myrcella se despiden de las Sand Snakes y compañía, de hecho Ellaria se despide demasiado amorosamente de Myrcella, lo cual no puede significar nada bueno. Ya en el barco, Myrcella y Jaime tienen un momento de sharing en el que Myrcella le dice a Jaime que sabe la verdad sobre él y Cersei y en realidad no podría estar más feliz de saber que es su papá. Pero, recuerden que la tercera ley de Martin establece que “a cada momento lindo le corresponde uno terrible de doble magnitud”, por lo que Myrcella empieza a sangrar de la nariz hasta desvanecer en los brazos de su padre. ¿Y la explicación a esto? Ellaria tomándose un antídoto contra veneno, you bitch.

Por su parte, Dany está perdida en algún lugar de Essos, pues Drogon está haciendo berrinche de nuevo y ya no quiere seguir volando. De pronto, Dany se ve rodeada de una manada salvaje de dothrakis, quienes al parecer ya olvidaron que ella alguna vez fue su reina.

En King’s Landing, Cersei ha tenido suficiente tortura y está lista para confesar sus pecados. Confiesa todo excepto un importante detalle, su relación incestuosa con Jaime. El High Sparrow dice que está dispuesto a perdonarla, una vez que termine de cumplir su condena, esto es, rapar su cabeza y hacer un walk of shame desnuda por toda la ciudad.

Ya en el castillo, Cersei es recibida por Qyburn y lo que parece ser The Mountain resucitado. Ya veremos qué nos espera debajo de esa armadura en la próxima temporada.

En Meereen, Daario y Jorah deciden emprender una contienda interminable para salvar a su novia encontrar a Dany, lo cual significa que Tyrion, Missandei y Grey Worm se quedan a cargo de la ciudad.

Pero, no se preocupen, tienen a un poderoso aliado de su parte.

Ahora, la parte triste del episodio. De regreso en Castle Black, Melisandre regresa con la cola entre las patas y Ser Devos se entera que Shireen está muerta. Pero la verdadera tragedia se presenta en forma de la peor traición posible. Olly entra a la oficina de Jon para decirle que debe ir afuera, pues han encontrado vivo a su tío Benjen. Jon se apresura, solo para encontrar una cruz con la palabra “traidor” y a un montón de cuervos enojados, tan enojados, que lo apuñalan hasta la muerte, incluso (tal y como lo dijimos en el recap pasado) Olly. “For the watch”, son las últimas palabras que Jon escucha, mientras lo vemos rodeado de una piscina de sangre y nuestros corazones se rompen en mil pedazos.

Y ahí estuvo el final de temporada, el cual nos dejó con muchas dudas (¿Brienne sí mató a Stannis? ¿Qué pasó con Sansa y Theon? ¿Qué pasó con Dany? ¿Arya sí está ciega? ¿Qué pasó con los white walkers? ¿Dónde está Margaery?) y una negación absoluta por la muerte de Jon Snow.

Nos vemos el próximo año para la sexta temporada. For the watch.

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s