American Horror Story Hotel Recap (5.01): “Checking In”

Es de nuevo esa época del año en la que Ryan Murphy llena nuestros televisores de escenas sexuales retorcidas y mucha, mucha sangre. American Horror Story regresa con una nueva reinvención  que, definitivamente, consigue no decepcionar y al menos poner en marcha un par de historias que dan para una buena temporada.

Para su quinta entrega, AHS nos invita a hacer Check-in en  el Hotel Cortez, un monumento a la decadencia y a la gloria pasada, con sus decoraciones art deco y un travesti imitador de Liz Taylor (interpretado magníficamente por Dennis O’Hare), el lugar parece haberse quedado atrapado en el tiempo.

Las primeras víctimas del Hotel son un par de extranjeras que llegan buscando los estudios Universal y un par de atracciones más, típicas de Los Angeles. Sin embargo y para su desgracia, se dan cuenta que ninguno de los lugares que buscan se encuentran cerca de su hotel, lo que, conforme avance el episodio, será la menor de sus preocupaciones.

Las turistas conocen a Iris, la recepcionista, (una excelente Kathy Bates) quien no de muy buena manera las convence de quedarse en el hotel, a pesar de que ellas insisten en irse porque el lugar no les inspira nada de confianza.

Al final toman la habitación número 64 y, para rematar el toque retro del hotel, Iris les informa que este no cuenta con wi-fi ni señal de celular (ingredientes perfectos para cometer asesinatos sin que nadie se dé cuenta). Las chicas se instalan y para hacer al menos un poco agradable su estancia deciden tomar vodka, cuando una de ellas tiene que ir por el hielo, por primera vez vemos el guante de The Countess (Lady Gaga) acercándose de forma amenazante al cabello de la inocente turista.

Cuando regresa al cuarto las cosas solamente empeoran, un terrible hedor ha provocado que su compañera coloque unas velas aromáticas. El olor es demasiado fuerte, por lo que comienzan a buscar su origen destendiendo la cama y dándose cuenta de que el colchón tiene costuras que lo atraviesan a la mitad, al abrirlo una extraña criatura sale gritando entre los montones de algodón aterrando a las pobres inquilinas.

ahshotel1

De aquí en adelante se nos presentará algunos de los personajes que serán los encargados de contarnos la historia del famoso Hotel Cortez, para no confundirnos con los flashbacks y los cambios de arcos narrativos nos iremos por partes.

Hypodermic Sally, Iris, The Addiction Demon y Gabriel

Después de que las suecas terminan siendo aterrorizadas por los niños arios/vampiros, aparece Gabriel, un adicto a la heroína con un outfit muy glam rock y una actitud de desenfado que no agrada nada a Iris, quien parece sentir bastante desprecio hacia los adictos.

Gabriel es alojado en el cuarto 64 e inmediatamente es perseguido por Sally (La siempre magnifica Sarah Paulson), quien lo sigue hasta su cuarto donde él comienza a drogarse. Después de pincharse y comenzar a alucinar, hacen su aparición tanto Sally como el grotesco demonio de la adicción.

Este inmediatamente se monta al ataque y con su strap dildo viola de una forma extremadamente violenta a Gabriel, quien mientras grita de dolor observa el rostro de Sally que pide repita varias veces “I love you Sally”, Gabriel lo hace y hasta que Sally considera que lo hace con bastante sentimiento, el horrible demonio deja de violarlo y tanto él como Sally desaparecen del cuarto. Si esta es la última vez que veremos a Gabriel o no es incierto, pero siendo esto American Horror Story y Max Greenfield (el actor que interpreta a Gabriel) uno de los actores que aparecen en los créditos, dudo mucho que éste haya sido su fin.

ahshotel2

Los tormentos de Hypodermic Sally no terminan ahí, en seguida observamos como Iris aún no ha terminado con las turistas suecas, a quienes ha colocado en dos estantes extraños que se rodean de letreros de neon.

Iris parece intentar preparar una fórmula para limpiar el sistema de las turistas europeas quienes preparaban toda una fiesta con cocteles de pastillas. El tratamiento es interrumpido por Sally, quien le pide a Iris le permita terminar el trabajo. La relación entre estos dos personajes se nos muestra como la de una eterna batalla de resentimiento, incluso Iris le dice a Sally que es el principio y el fin de todo su sufrimiento.

Al final, Iris permite a Sally terminar el trabajo, no sin antes advertirle que si arruina el proceso tendrá que explicarle a “ella” porque “aún saben a mierda”.

Sally en lugar de limitarse a hacer sus deberes, opta por torturar psicológicamente a sus víctimas y dejar escapar a una de ellas, por el momento podemos suponer que lo hace sólo por jugar a ver qué pasaba y entretenerse. Por desgracia para la chica extranjera, en la puerta la esperaba la temible Countess, quien de un zarpazo corta la garganta de ésta y la deja desangrándose en la alfombra del hotel sólo para advertirle a Iris que eso no puede volver a pasar.

John Lowe, Alex Lowe, Los hijos, Liz Taylor

Por otro lado, en las afueras del Hotel Cortez, el detective John Lowe (Wes Bentley en el primer papel que parece quedarle bien después de su largo descanso) investiga una serie de brutales asesinatos. El primero de ellos es un sádico castigo a la infidelidad, realizado a una pareja heterosexual (Siento necesario recalcarlo ya que se trata de AHS y recordemos que a lo largo de sus temporadas hasta los minotauros sido participes de extraños rituales sexual) quienes fueron atravesados con una lanza mientras copulaban, para hacer más doloroso el episodio el asesino sacó los ojos y la lengua al hombre, asegurándose además de que ambos quedarán vivos después de la brutal tortura.

ahshotel3

Lowe después de averiguar sin mayor problema las motivaciones del asesino, corre a su oficina a seguir investigando muertes, relacionadas con lo que acaba de ocurrir o no es algo que con el futuro se sabrá.

Su investigación es interrumpida por la llamada de su hija, un momento que nos demuestra el profundo amor del padre por su familia, pues John se reúsa a atender llamadas mientras está teniendo un momento con su hija. Al terminar decide marcharse a su hogar, sin embargo una llamada aparentemente del asesino culpable de mutilar a la pareja que se presentó minutos antes, le advierte que está a punto de ocurrir otro suceso sangriento, en esta ocasión en el Hotel Cortez, en el cuarto 64 (donde hasta el momento han sufrido ataques Gabriel y las turistas).

John corre al hotel y ahí se presenta con Iris, quien se muestra menos molesta que con los drogadictos, obediente a las órdenes del oficial pide a Liz Taylor que guíe al detective al cuarto de las tragedias.

Después de atravesar los pasillos del hotel, John llega al cuarto y se sumerge en un sueño casi digno de una secuencia de una película de David Lynch. El reloj del hotel avanza de manera rápida, suena una melodía antigua (¿Estaremos ante la Dominique de este año) y debajo de su cama aparece Gabriel, el drogadicto recién asesinado.

Esto sin embargo no importuna el sueño de Lowe, quien al abrir los ojos se encuentra ante un niño rubio, quien más adelante aprenderemos es  Holden su hijo perdido. John lo persigue a través de los pasillos del hotel que parecen ser un enorme laberinto sin salida que termina por esconder nuevamente a su hijo y someter al detective en un abismo de desesperación.

Más adelante John continúa con su vida diaria y visita a su esposa e hija. Alex Lowe (Chloe Sevigny) se nos muestra como una mujer que definitivamente no está viviendo el mejor momento de su vida, ella toma su turno para ir a trabajar y deja a John con hija, quienes para no probar comida de su madre prefieren ir a un restaurant de sushi.

Mientras disfruta de su cena John recibe un mensaje que aparentemente proviene de Alex su esposa y le pide ayuda en un domicilio desconocido. Inmediatamente John maneja hasta el lugar y se lleva a su hija.

Como era de esperarse la niña no escucha las advertencias de su padre y en lugar de quedarse en el auto entra también a la casa donde supuestamente se encuentra Alex. En una secuencia siniestra y llena de suspenso, John recorre la casa hasta encontrar una presencia que por los pequeños detalles que se alcanzan a apreciar parece se trata de James March,el personaje de Evan Peters, sin embargo este desaparece rápidamente.

La niña no corre con tanta suerte pues al abrir una de las puertas  se encuentra con un cuarto en el que dos hombres fueron destripados y colgados, muy al estilo de los asesinatos que vimos al inicio.

ahshotel5

Estos sucesos nos llevan a un flashback en el que se nos muestra como John perdió a Holden en una feria de Santa Monica, después de regreso al presente Alex y John discuten las posibilidades para mantener a su familia segura, pues aparentemente Alex no fue quien envió el mensaje.

Al final deciden que lo mejor es que John se vaya de la casa, pues el asesino está detrás de él y no de su familia. Para su mala suerte John decide quedarse en el peligroso Hotel Cortez.

The Countess y Donovan

Aunque se roban una buena parte del episodio, sobre todo gracias a una secuencia muy larga parecida al inicio de The Hunger (esa infame introducción en la que vemos a Catherine Deneuve y  David Bowie cazar a dos jóvenes sujetos mientras suena Bela Lugosi’s dead) en realidad los personajes de Donovan y The Countess no revelan mucho sobre sus historias en este episodio.

Ambos se visten de manera extravagantec con Tear You Apart de She Wants Revenge de fondo y salen de cacería vestidos como si acabaran de salir de una pasarela de Alexander McQueen. Después de encontrar a sus víctimas en un una función de Nosferatu al aire libre, se las llevan al hotel donde después de seducirlos y usarlos sexualmente terminan asesinándolos con su guante y bañándose en  su sangre.

ahshotel6

La siguiente ocasión que los vemos en acción es cuando llega Will Drake acompañado de su hijo y de nada más y menos que de ¡MARCIA! (los fans la podrán recordar por ser la responsable de vender la murder house a los Harmon).

Marcia en una escena muy parecida al primer episodio de Murder House ayuda a Will y su hijo a recorrer el hotel para tratar de convencerlo de comprar el viejo edificio. The Countess se muestra muy hospitalaria con su invitado, caso contrario a Donovan quien siente que su privacidad ha sido invadida, y con justa razón pues los Will, su hijo y Marcia lo despertaron mientras él tomaba una siesta desnudo.

Donovan lleva a Will a recorrer el hotel y The Countess se queda a entretener al hijo. La condesa lleva al niño a un cuarto secreto donde descubrimos a varios infantes que parecen estar hipnotizados con dulces y juegos arcade, entre ellos se encuentra Holden el hijo perdido de los Lowe.

Al final vemos a Donovan dirirse afuera del hotel mientras su madre preocupada le informa sobre las intenciones que tiene “la dueña” de vender el hotel, él se muestra indiferente y le dice que sería mejor que lo dejara en paz y se fuera de una vez por todas del hotel.

Esto nos lleva a un interesante flashback de los años noventa en el que observamos a una joven Iris espiando a Sally quien entra al Hotel Cortez acompañada Donovan quien nada tiene que ver con el vampiro moderno que se nos mostró momentos antes. Sally y Donovan entran a un cuarto a drogarse con heroína, Donovan comete el peor de los errores que puede cometer un adicto y se inyecta con la misma aguja que Sally quien asegura ser “La persona más limpia que podría llegar a conocer”.

El viaje de ambos termina siendo el puente que cambia para siempre sus vidas, después de que Iris como buena madre preocupada entra al cuarto a interrumpir la satisfacción de Sally (quien se encontraba maquillándose desquiciadamente frente al espejo) descubrimos que aparentemente Donovan terminó muerto, lo que provoca que Iris con su dolor de madre abnegada termina por lanzar a Sally por la ventana. Iris regresa al cuarto y descubre al cadáver de su hijo acompañado por The Countess, quien señala el cuello de su hijo con la uña fabulosa y peligrosa de su guante para decirle que su hijo tiene una jawline for days.

ahshotel7

A grandes rasgos fue un episodio interesante que nos regresa a la atmosfera asfixiante de Murder House y Asylum pero definitivamente con un gore y contenido sexual elevado. A pesar de que la fotografía sigue teniendo una calidad excepcional de alguna manera en este temporada se siente un poco más austera y cruda, lejos quedaron ya los planos holandeses de Coven y los saturados colores de Freak Show.

Lo mismo ocurrió con el dialogo, pues ahora se limita a ofrecernos conversaciones simples sin mucho adorno entre los personajes, un cambio bastante radical pues los seguidores de la serie teníamos ya una costumbre por esperar esos maravillosos monólogos en los que Jessica Lange siempre demostraba tanto sus aires de superioridad como sus momentos vulnerables en cada uno de sus personajes.

Esta nueva crudeza hace que los personajes y sus historias tomen más relevancia que las atmosferas en las que son instalados, además de que hasta ahora, la gran mayoría parece esconder un lazo que los une de manera directa, cosa que las últimas temporadas, sobre todo en Freak Show, se sentía bastante floja.

Esperemos que la serie mantenga esta propuesta y no se desvíe mucho del camino, pues por el momento el Hotel Cortez promete estar a la altura de Briarcliff y Murder House.

Highlights del episodio:

  • Elizabeth y Donovan en su orgía sangrienta
  • Liz Taylor cada que aparecía
  • La secuencia en que la hija de John Lowe descubre los cadáveres

Mejores Frases:

  • The Countess: Messes are always forgiven, the first time.
  • Liz Taylor: This is a no-tell motel.

 

Texto por @SantiagoMejia__

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s