FICM Crítica: The Lobster

13-FICM

Dos es mejor que uno, y no solo en cuanto a promociones de comida se refiere. De acuerdo a la premisa de The Lobster, es imposible sobrevivir sin una pareja. Cada una de las actividades que realizamos a diario representa un peligro para un ser solitario. Desde una pacífica cena para uno, que puede terminar en una muerte por asfixia al no tener a nadie al lado para ayudarte, hasta una tranquila caminata por la calle que, al ser presa fácil, tiene todas las posibilidades de finalizar en una violación.

The Lobster es la primer cinta hablada en inglés del director griego Yorgos Lanthimos, quien ha ganado fama y reconocimiento por cintas como Dogtooth y ALPS donde, al igual que en The Lobster, aborda escenarios distópicos, con personajes sometidos a reglas absurdas que les dictan cómo deben comportarse.

the lobster-ficm-yorgos-lanthimos

En esta sociedad creada por Lanthimos, es ilegal vivir en soledad. Por ello, las personas que no tienen pareja -ya sea porque se divorciaron, enviudaron o de plano, nunca encontraron a su “media naranja”- son trasladadas a un hotel donde tendrán 45 días para enamorarse de alguno de los demás solteros que viven ahí o, de lo contrario, serán convertidos en el animal de su elección y liberados en el bosque. La mayoría elige perros, es por ello que el mundo está lleno de ellos, pero uno que otro sorprende con elecciones fuera de lo común como de David (Colin Farrell), nuestro protagonista, quien desea convertirse en langosta en caso de no encontrar a una mujer compatible con él.

The Lobster critica de manera muy inteligente y con un humor bastante ácido la manera en que la sociedad en que vivimos nos orilla a buscar una pareja y nos presiona para formar una familia. ¿Estás solo e infeliz? Búscate una pareja. ¿Tienes problemas en tu relación? Ten un hijo, y seguro se resolverán. Sin embargo, Lanthimos no adquiere ninguna postura respecto al tema. Así como existe The City, la sociedad que condena a los solteros, también está otro grupo que ha preferido recluirse en el bosque, defendiendo todo aquello que es visto como bueno por el resto. Por ejemplo, mientras que en el hotel está prohibida la masturbación, los solitarios del bosque la permiten. Pero no todo es libertad y tranquilidad. Los solitarios tienen prohibido enamorarse y cualquier muestra de afecto entre ellos, llámense besos o sexo, son castigados fuertemente. 

Es aquí cuando nuestro protagonista entra en conflicto. Huye de una sociedad donde se premia al amor pero no es capaz de encontrarlo, a una donde es libre de presiones pero termina encontrando a su pareja ideal, tan perfecta para él en sus imperfecciones, que la relación entre ambos complica su lugar en esta comunidad.

 the-lobster-yorgos-lanthimos-ficm.jpg

Pese a que durante la segunda mitad, el ritmo de la cinta decae un poco, es gracias a la fortaleza y naturalidad de las actuaciones, la historia y los sucesos que ocurren a nuestros personajes principales que esta sátira recupera su fuerza, llevándonos a un desenlace que a pesar de quedar un tanto abierto a la interpretación del espectador, nos deja un mensaje claro: El amor es una invención dolorosa.

 

Calificación:

4 cerealitos

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s