Jane the Virgin Recap (3.01): “Chapter Forty-Five”

¡Nuestra virgen favorita ha regresado! Pero bueno, antes que nada, intentaremos contener la emoción y recordar poquito en qué nos dejó el final de la segunda temporada:

  • Jane y Michael por fin se casaron y la boda estuvo tan buena que hasta Bruno Mars les cantó.
  • Xo terminó con Rogelio porque él quiere tener más hijos y ella no.
  • Xo, en un momento de corazón partío, se acostó con el archienemigo de Rogelio, Esteban, y ¡oh sorpresa!, terminó embarazada.
  • Anezka droga a Petra, le tiñe el cabello y comienza a hacerse pasar por ella. ¡Ah! Y claro, aprovecha y tiene sus sexy times con Rafael.
  • Michael descubre que su compañera Susanna es quien ha estado infiltrando información. ¡Y eso no es todo! Al verse descubierta, le dispara y ¡pum! se quita su máscara de Susanna y resulta que en realidad es Rose, a.k.a. “sin rostro”.

susanna-dispara-michael-jane-the-virgin

¿Suficiente flashback? Pues nuestra tercera temporada comienza justo donde la segunda nos dejó. Jane, al darse cuenta que Michael está tardando demasiado, sale a ver si hay algún problema y en efecto: Lo descubre herido y tirado a medio pasillo. 

Después de muchos gritos, los paramédicos llegan y lo trasladan al hospital. El diagnóstico no es nada favorable: A pesar de que la bala no hirió su corazón, sí llegó a algunas partes de sus pulmones e incluso, está dañando su espina dorsal. Sin embargo, es muy pronto para cualquier adelanto, así que mientras los doctores continúan operando, Jane recuerda un poco cómo fue que ella y Michael se conocieron – y va mucho más allá del beso mágico que tuvieron en el cumpleaños #21 de Jane – Y esto solo hace que nos enamoremos aún más de Michael Cordero.

Resulta que, por maniobra de un bad timing, un día después de que Jane conoce a Michael, el chico del que ha estado enamorada por tres años, Sam, decide al fin invitarla a salir. Para su mala suerte, Jane ya tenía planeada una cita con Michael, así que decide seguir el (mal) consejo de su mamá: Fingir estar enferma y pedirle a Michael cambiar su cita de día.

Todo parece ir bien. Sam pasa por ella, pero justo en ese momento, Michael – quien siendo el amor de persona que es le llevó sopa para su resfriado – va llegando a su casa y se da cuenta de la mentira. Para cobrársela un poco, se sube a su patrulla, comienza a seguirlos y les pide que se orille. Sin embargo, en lugar de hacer que Sam baje del auto, le pide a Jane que baje. Jane se disculpa y “medio” arreglan el malentendido.

Al día siguiente, Jane va a visitar a Michael para regresarle su tupper de sopa, y vuelven a discutir cuando Jane le confiesa que “ha estado enamorada 3 años de Sam pero que quiere intentar algo con él”. Michael la llama “Jackass” y ella, maduramente, le responde con un “Dick!” mientras se da la vuelta y se va.

Pero la cosa no queda ahí. Michael va a su casa, le pide disculpas por llamarla “Jackass” y le dice que quiere intentar algo con ella. Jane primero le dice que se vaya, pero él se niega y se vuelven a besar – esta vez, sin el efecto del alcohol.

De vuelta al presente, en el hospital, la doctora les informa a Jane y a su suegra – con quien nunca se ha llevado muy bien que digamos – que Michael está fuera de peligro, pero que los fragmentos de bala siguen en su espina dorsal, por lo que hay de dos: Aceptar el riesgo y operarlo, aunque de fallar podría perder la movilidad de las piernas, o no hacer nada y pedirle a todos los santos que lo curen. La suegra se impone de inmediato y rechaza la operación, pero Jane, al ser su esposa, es quien tiene la palabra final. Le pide unos minutos para pensarlo y es ahí cuando recuerda que Michael, el día que regresó a buscarla a su casa, le dijo que era un “luchador y que nunca se daba por vencido”, así que Jane les pide que operen. Su suegra también acepta el proceso y se disculpa, pues el miedo de perder a Michael la ha llevado a actuar así. Antes de que comiencen la operación, Jane entra al cuarto de Michael, y le pide que sea fuerte, pues aún tienen mucha vida juntos, más hijos por delante, muchos domingos de barbecue, un gato, y demás cosas cursis que obvio nos hicieron llorar a todos.

Mientras tanto, en el Marbella, Anezka (haciéndose pasar por Petra) “ayuda” a la policía a revisar las cintas de seguridad. Pero hay un problema. Son 10 horas de video y ella tiene que volver al hospital para inyectarle a Petra una nueva dosis de sustancia paralizadora en poco tiempo. Para mala suerte de la verdadera Petra, Rafael intercede por ella y le permiten ir a visitar a su hermana “enferma”.

Después de cuarenta minutos de sufrimiento (para quienes veíamos el capítulo), la doctora aparece una vez más y les informa que todo salió bien, que Michael está fuera de peligro y que incluso ya ha dado señales de movimiento en las piernas. Jane corre a verlo y Michael despierta al sentir su presencia – inserte más lágrimas -. Incluso en momento así tiene sentido del humor y finge no recordarla, pero rápidamente, confiesa estar bromeando.

En el Marbella, los policías encuentran rastros de polvos blancos en el sitio donde Michael fue herido. Pero no. No se trata de drogas ni nada por el estilo. Parecer ser migajas de donas espolvoreadas… las favoritas de Sin Rostro. La policía llega a interrogar a Michael y éste les confirma sus sospechas: Sin Rostro sigue viva y todo ese tiempo estuvo haciéndose pasar por Susanna.

Mientras tanto, muuuuy debajo de la superficie, Luisa despierta y ve frente a ella a Rose, quien le promete que por fin podrán tener su “felices por siempre”.

¡Ah si! Y Rafael le dice a Petra (en realidad Anezka) que la noche apasionada que tuvieron no fue un error pero que le sirvió para darse cuenta que las cosas ya no son igual – ¡OBVIAMENTE! – y que es mejor intentar ser amigos.

Highlights del episodio: 

  • Toda la historia sobre cómo evolucionó la relación de Jane y Michael. De tener un beso mágico en la noche de borrachera de Jane, a odiarse un poquito y, finalmente, terminar juntos. ❤️
  • Jane y Michael envejeciendo juntos *inserte lágrimas aquí*
  • ¡Michael vive! Hace mucho que Jane no me tenía tan estresada durante todo un episodio, pero qué gusto que Michael haya sobrevivido. Sino, hubiera sido un camino muy fácil para Rafael.
  • La mamá de Michael por fin le bajó poquito a su hurañez y, por primera vez, terminó dándole la razón a Jane y dejándose ver vulnerable.
  • Rogelio le brinda su apoyo a Xo cuando se entera que está embarazada de Esteban, aunque ella, como era de esperarse, decide que no lo va a tener.

Lo peor: 

  • ¡Petraaaaaa! Nos tomó un par de episodios, bueno, varios, para que se ganara un lugar en nuestro corazón y ahora su malvada hermana gemela la tiene paralizada en una cama de hospital, mientras ella se hace pasar por ella.
  • ¡Rose está de regreso! Y, ¿en el fondo del mar? Una parte de mí se alegra por Luisa pero ¡no!

El próximo episodio: 

Rogelio descubre que tiene que mejorar su “inglés americano” para convertirse en una estrella de verdad.

Anuncios

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s