Crítica: “ROMA”, una vuelta en el tiempo, a las raíces

ROMA es más que una ciudad y, definitivamente, mucho más que otra colonia en la ya grandísima Ciudad de México. Roma es el último largometraje del mexicano Alfonso Cuarón, el que tiene actualmente a todo el mundo hablando y a varios festivales de cine, incluido recientemente el de Morelia, vueltos de cabeza. Roma, en este caso, se refiere al escenario que vio crecer y formó a Cuarón, así como a millones de otros mexicanos.

Corre la década de los 70 y seguimos de cerca la vida de una familia de clase media, con domicilio en Tepeji 21 en la – como ya imaginarán- colonia Roma. Sin embargo, esta tradicional familia no ocupará el rol protagónico en la cinta, ya que será a través de la mirada de Cleo, la empleada de la familia personificada majestuosamente por Yalitza Aparicio, que descubriremos el viaje a través de esta época y de su vida.

Cleo, en sus veintes y de origen mixteca, es la primera en levantarse todos los días y la última en irse a dormir. Es quien apaga la última luz y recoge al más pequeño de la familia de la escuela día con día. Es quien disfruta corriendo con su mejor amiga y compañera de trabajo por las calles de la ciudad y quien encuentra en los más mínimos detalles las más grandes oportunidades. Es quien guarda los secretos de la familia, quien los acompaña en los momentos más especiales. Es quien se enamora… y a quien le rompen el corazón.

Sin embargo y pese a todo lo que vive, Cleo es una mujer más fuerte. Mucho más de lo que sus escasos 160 cm de altura podrían reflejar.

Es a través de la rutina y vivencias de este personaje que Cuarón aprovecha para trasladarnos en un viaje en blanco y negro por momentos definitorios de la vida del país. Gracias al exquisito manejo de arte y locaciones, podemos revivir la estética de las calles de la ciudad en esa época y alzar nuevamente establecimientos icónicos como el ya olvidado Cine Las Américas. La ciudad de México se convierte en una protagonista más, con sus  mínimos e irremplazables detalles, desde el afilador de cuchillos en su carrito con su típico sonido, hasta el desayuno balanceado de torta con Coca-Cola en botella de vidrio bien fría y porqué no, los aviones volando tan aparentemente bajo y a cada segundo que se han vuelto algo típico para los capitalinos, tanto, que ni somos conscientes de cuando pasan sobre nosotros.

Pero no todo queda en el plano superficial y estético. La Roma y Cleo también son víctimas y testigos de sismos, de cambios de gobierno y de momentos negros en la historia del país como la tan bien retratada matanza del jueves de Corpus. Y nosotros los espectadores, a su vez, nos convertimos en testigos de su nostalgia y de la liberación, del proceso de aceptar las pérdidas pero no por eso dejar de luchar. Y aprendemos, como Cleo, que afrontar tus mayores miedos, ya sean físicos o verdades que te aterraría confesar, es parte fundamental de la vida.

Cine íntimo, humanista y personal. Un testimonio a los recuerdos de Cuarón, un homenaje a Libo, su propia Cleo, pero más que eso, a un personaje usualmente invisible que rara vez es mostrado de esta manera: las trabajadoras domésticas. Aquellas que más que ser una empleada del hogar, se han convertido en parte de la familia, en confidentes, en guías para los niños y las niñas, en una pieza incambiable en la vida de muchos.

Quien ha visto Roma siendo mexicano, sin duda logra reenamorarse del país y ser testigo, una vez más, de la diferencia de mentalidades, de clases sociales, de ideales y de contrastes en general, que habitan en él. Y quien, sin conocer mucho de nuestra historia, ha podido ser espectador de este filme, ha descubierto la riqueza, variedad, magia y fortaleza que existe entre nosotros. 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. demiurgo_1.618 dice:

    Excelente reseña. Me queda la imagen del contraste: una protagonista, la más humilde, y otra, la más majestuosa. Poesía

Throw a pie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.