Crítica: El Exorcista

Meterse a rodar dentro del rubro de exorcismos puede resultar más escabroso que meterse con el mismísimo Belcebú. ¿Por qué? porque en 1973 el hijo de un marino mercante de apellido Friedkin tomó la obra de William Peter Blatty, filmó “El Exorcista” y rompió el molde. Desde ahí hemos visto desfilar a “Amityville II: La…